Buenos Aires (EP) 06 de Junio. – Empresarios de la provincia de Buenos Aires mantendrán un encuentro con el Ministro de Energía con el fin de exponer la crítica situación de las bocas de expendio limítrofes con las regiones exentas de impuesto. Advierten que circulan por todo el país camiones con gasoil a precios subsidiados

Los empresarios se reunirán con Aranguren con el objetivo de transparentar la situación que mantiene en vilo a más de 300 expendedores

La crisis que atraviesan los expendedores ubicados en las provincias linderas con aquellas alcanzadas por los beneficios de la denominada “Ley Pichetto”, que concedió beneficios impositivos a toda la Patagonia y las localidades de Malargüe y Carmen de Patagones, será denunciada personalmente al Ministro de Energía por representantes del sector.

Según adelantaron, en los próximos días se reunirán con Juan José Aranguren con el objetivo de transparentar la situación que mantiene en vilo a más de 300 expendedores y cerca de 4.000 trabajadores.

El encuentro será propiciado por el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, quien días atrás recibió al titular de la Cámara de Estacioneros de Bahía Blanca, Mario Parigiani, y a dirigentes gremiales.

“El ministro (Dietrich) entendió la gravedad de la situación, reconoció que existe una asimetría perjudicial y se comprometió a gestionar personalmente una audiencia con Aranguren. Varias estaciones de servicio cercanas a la Patagonia corren riesgo de desaparecer”, refirió el empresario bahiense al medio local La Nueva.

“La idea es exponer ante Aranguren cuál era el estado de las estaciones de Bahía y la zona antes de la aplicación de la ley y cómo es el actual. Este trabajo lo hizo la Federación de Estaciones de Servicio”, indicó.

“A instancias de lo que expongamos, solicitaremos reducir la brecha de precios entre la Patagonia y el resto del país. No nos oponemos a que se mantenga el beneficio impositivo para la zona fría, pero la diferencia de precios no puede ser de 5,50 pesos por litro”, agregó.

Asimismo Parigiani dijo que el problema no es sólo la posible quiebra de decenas de estaciones de servicios y la pérdida de puestos de trabajo, sino también el tráfico ilegal de combustible. “El combustible barato ya está dando vuelta por todo el país”, denunció.

“Los datos oficiales muestran que venta de nafta y gasoil en La Pampa se triplicó, y es obvio que eso no se debe al aumento del consumo interno de esa provincia”, agregó.

El dirigente dijo que ese combustible barato hoy está pasando a zonas limítrofes de Buenos Aires y Córdoba. “Hay un mercado informal ganando mucho dinero, en desmedro de un sector formal que pierde. Y también hay un grave perjuicio para el Estado, porque el combustible de la Región Patagónica no paga el impuesto (ITC), describió.

Fuente Surtidores