Buenos Aires (EP), 09 de Octubre 2020. Estacioneros tienen en carpeta la documentación de diez nuevos casos de lugares en la Provincia de Buenos Aires donde comprobaron que están despachando de manera ilegal nafta y gasoil.

El flagelo de la falta de control hacia los centros ilícitos de reventa de hidrocarburos, parece haberse profundizado durante la pandemia, a causa de las dificultades para recorrer las rutas y caminos del territorio bonaerense.

En este contexto, el Presidente de UENYA, Juan Carlos Basílico, informó a surtidores.com.ar que la entidad sumó nuevas pruebas contundentes al sondeo que desde hace más de dos años viene realizando un equipo de asesores de la institución, destinado especialmente para el tema, con fotografías y expedientes que apoyan las denuncias, muchas de las cuales ya están en la justicia y otras, en los archivos de la Secretaría de Energía de la Nación.

“Confiamos en que el nuevo Secretario Darío Martínez, nos derive a sus funcionarios a la brevedad posible, ya que sumamos nuevos casos a la documentación que le enviáramos por mail a su despacho en el mes de julio, días antes de que asumiera formalmente”, dijo el dirigente.

Vale recordar que de acuerdo a las auditorías realizadas por la FEC, hubo lugares que habían sido clausurados por las autoridades del gobierno anterior, que a principios de marzo pasado, habrían retomado esta práctica que roza lo delictivo y pone en peligro además a la población cercana a dichos puntos de venta.

En muchos casos, los encargados de armar la denuncia dijeron que se estarían utilizando surtidores que simulan ser abandonados y se ocultan deliberadamente cuando algún representante de entes de control se acerca.

“De hecho, uno de esos sectores tiene expuesto una lista de precios y todo el aspecto de una Estación de Servicio en desuso, pero por lo investigado, le vendería a los particulares de la zona”, adelantaron.

En el marco de esta campaña, Basílico pidió a los asociados y colegas sin importar la filiación de cámara que pertenezcan, a denunciar por los canales que tiene habilitados la federación, si sospechan de algún lugar que se practique este tipo de ilícito.

Al respecto, el abogado de la entidad gremial empresaria, Fabián Tobalo, recalcó que este tipo de prácticas, no solamente perjudica las ya alicaídas ventas por causa de la crisis sanitaria de las Estaciones de Servicio que cumplen con todos los requisitos y las exigencias que el Estado nacional y las petroleras imponen para trabajar, sino que además, atentan directamente sobre la recaudación del fisco, que deja de percibir los impuestos, cuyos fondos hoy más que nunca son necesarios para enfrentar las consecuencias de la pandemia en la población.

Fuente Fuente https://surtidores.com.ar/