San Juan (EP) 02 de Sept. – El viernes 30 agosto será recordado como un viernes negro para las familias que dependían de la cementera Loma Negra. Después de 59 años de funcionamiento los hornos de la empresa finalmente dejaron de producir.  Así lo confirmó esta mañana el titular del gremio AOMA, Iván Malla en AM1020 cuando dijo que “a la empresa le es más viable traer material que producir acá,  porque todos los años se hacen reparaciones para esta época en los hornos, pero ahora, por la grave situación que atraviesa el país, no está dispuesta la empresa a hacer la inversión”. De tal manera que los hornos que funcionaban 24 horas y daban trabajo a muchísimas familias sanjuaninas finalmente pasaron al estancamiento.

En el lugar solo se veían caras de preocupación por los trabajadores que ya sabían por sus compañeros que habían sido despedidos, pero que todavía no tenían la confirmación de la empresa para hacerlo oficial.  “Esta mañana me enteré que me despidieron, me dijeron que mis servicios ya no eran necesarios en la empresa y no me dieron ninguna explicación más” dijo uno de los obreros de la fábrica a Tiempo de San Juan y agregó que “hasta el momento somos 25 empleados despedidos y nos dicen que en la tarde van a seguir con los despidos, yo me encargaba de la logística de los camiones, somos dos en esta tarea y al otro muchacho que viene en la tarde seguro se lo van a comunicar también, eso significa que si ninguno de nosotros dos estamos ya no hay nadie que pueda organizar la carga de todos los camiones que están estacionados acá” sostuvo el empleado.

Los camioneros que estaban presentes también escuchaban con preocupación lo que contaba el trabajador, porque eso significa menos oportunidades laborales para ellos también.

“De mi parte estoy tranquilo, porque en esta empresa el trabajo era por más intenso, no tenías muchos descansos pero para no ser desagradecido tengo que decir que yo todo lo que tengo y todo lo que soy se lo debo a Loma” dijo otro de los obreros que prefirió mantener su identidad en anonimato.

Varios llegaban con su termo y su vianda para iniciar una jornada y salían con la noticia de que ya no tenían trabajo. Por otra parte la postal de los hornos emitiendo los últimos dejos de humo de la producción de cemento llamaban la atención a más de uno que se quedaba asombrado por ver un acontecimiento lamentable en la historia de una fábrica con casi 60 años en San Juan.

“Esto nos golpea a todos, San Juan ha sido una isla respecto de la crisis de todo el sector industrial del país, pero llegó lamentablemente”, dijo Malla. Destacó que  “hemos logrado con la empresa cerrar las indemnizaciones  al 150% de manera que compense un poco esta situación”. Ya han sido notificados los despidos y el gremio ya les ha comunicado que están buscándoles otra salida laboral. Los echados son obreros de entre 4 y 10 años de antigüedad aproximadamente.

Gentileza Tiempo de San Juan