Buenos Aires (EP) 3 de Sept. – Según la Fundación Observatorio Pyme, es el problema más “difundido” entre las empresas del sector. Sin embargo, las dificultades de financiamiento se incrementaron 78% en el último año. La baja de las ventas, el tercer inconveniente más común a todas

Como consecuencia de la devaluación, actualmente el problema más “difundido” entre las pequeñas y medianas empresas es el incremento del costo de las materias primas, que afecta actualmente a 87% de las empresas, contra 63% durante el mismo trimestre del año pasado. Los datos anteriores surgen del último informe de Coyuntura Pyme manufacturera realizado por la Fundación Observatorio Pyme (FOP).

Sin embargo, el problema que más drásticamente vio aumentar su difusión durante el último año es el de las dificultades de financiamiento, que se incrementó en 78%, pasando de 28% durante el segundo trimestre de 2017 a 50% en el segundo trimestre de este año. “Esto muestra el problema más acuciante de este momento”, destaca el informe. El nivel de difusión anual de la caída de las ventas, si bien es el tercer problema más común (después del costo de las materias primas y el retraso en los pagos de los clientes), aumentó sólo 15% (del 63% en el segundo trimestre 2017 al 73% actual).

Siguiendo los datos provistos por el FOP, en lo que respecta a “inversión y expectativas”, la proporción de pymes inversoras disminuyó durante el último año de 51% a 45%. Y entre las inversoras, aquellas que decidieron invertir sumas inferiores pasaron de 19% a 34%. “Las decisiones de inversión están fundadas en parte sobre las expectativas de rentabilidad. En efecto, las empresas declaran que la rentabilidad actual del negocio es inferior a la del año pasado y esperan además un empeoramiento para el próximo año”, destaca el informe.

Desde esta perspectiva, parecería que -en la visión de los empresarios pyme- el contexto recesivo se extenderá al menos hasta la mitad del año próximo. A ello se suma que la caída de la confianza de los empresarios pyme -medida por el Índice de Confianza Empresaria Pyme (ICEPyME) fue realmente muy fuerte a partir del mes de abril y acumuló una caída trimestral de 24%, exactamente igual a la registrada durante el peor momento de la crisis financiera internacional (tercer trimestre de 2008).

Comportamientos según el tamaño

El informe señala importantes diferencias de comportamiento según el tamaño de las empresas. Las empresas más pequeñas (10-50 ocupados) continúan su largo ciclo de expulsión de mano de obra. Por el contrario, aquellas firmas medianas (51-200 ocupados) están creando trabajo desde el cuarto trimestre de 2017. Durante el último trimestre, la ocupación en estas empresas aumentó 2,7%, mientras que en las empresas más pequeñas disminuyó 4,6% (con relación al segundo trimestre de 2017).

“La diferencia entre los ritmos de crecimiento de las empresas medianas y aquellas pequeñas, es dramáticamente alto: durante el último año las cantidades vendidas por las empresas medianas crecieron entre cinco y diez veces más que las pequeñas. Y aun durante la caída del último trimestre se mantuvieron las diferencias, cayendo las medianas mucho menos que las pequeñas”, puntualiza FOP.

Al mismo tiempo, advierte: “Estas estadísticas muestran que casi todo el peso del impacto macroeconómico negativo sobre el segmento de las pymes manufactureras está siendo absorbido por las e31mpresas más pequeñas, que constituyen 80% del segmento”.

Gentileza Comercio y Justicia