Buenos Aires (EP) 11 de Jun. – Hoy el precio doméstico de petróleo está casi 10 dólares por debajo del internacional. Esto complica el negocio del sector.

La semana pasada el ministro de Energía, Juan José Aranguren, se reunió con los grandes jugadores de la industria petrolera y en conjunto resolvieron aumentar los combustibles un 3% cada mes, durante un año y medio. Sin embargo, este contexto nacional no sólo significa un camino sinuoso para las pequeñas productoras, sino que también las sitúa en un contexto de incertidumbre sobre el precio de un barril pisado que les dificulta la toma de decisiones.

“Este fue un acuerdo que se hizo entre el gobierno y las refinadoras”, resumió el gerente general de Petróleos Sudamericanos, Alfredo Bonatto en diálogo con “Río Negro Energía”. En su rol de productor independiente, dijo que no formaron parte del acuerdo que se resolvió en Nación. “Algunos de esos refinadores son integrados, como el caso de YPF y Pan American Energy, que abarcan el 70% de la producción. Pero hay un 30% que está afuera, y en un país que está en déficit, ese porcentaje también juega”, graficó.

Para Bonatto, la decisión se tomó sólo “con algunos actores de la cadena de valor, el resto es una consecuencia que repercute en todos nosotros”.

Hasta ahora no ven reflejado incremento alguno en el precio del petróleo que producen. “Ahora hay un nivel de incertidumbre muy grande en lo que es el nivel de crudo que nos van a reconocer”, sostuvo.

Si bien hoy el Brent cotiza a 75,32 dólares, los productores reciben ingresos en el orden de los 66 dólares por barril, es decir que el reflejo del acuerdo todavía no se evidenció en la cadena valor. De esta manera el precio para la comercialización en el mercado doméstico está aproximadamente a 10 dólares por debajo del precio internacional.

“Todo mayo fue de un nivel de incertidumbre altísimo, porque no se tenía en claro cuál era el valor del barril. Esto es una situación que complejiza todo, se pone más inestable el proceso, porque te queda poca claridad sobre el precio referencial”, explicó .

En el corto plazo, lo ven como una cuestión de coyuntura “pero cuando hacés proyecciones a largo plazo, te hace rever, repensar los planes y cuando estás tomando decisiones te condiciona”.

Los lineamientos que propuso el ministerio de Energía de la Nación engloban un plan donde las naftas van a incrementar su valor sostenidamente. Y los primeros en ver aumentos en los ingresos van a ser las refinadoras. Recién el año que viene las productoras verán un sinceramiento en los precios. Sin embargo, el éxito de esta medida está sujeta al precio del dólar y al del barril.

“Donde se nos complica, es más allá de la proyección que hagan los analistas internacionales sobre el Brent, hay una cuestión de la proyección propia nacional que mete un factor más a la toma de decisiones”, cerró el gerente de Petróleos Sudamericanos.

“Hay un acompañamiento del sistema a la coyuntura que tiene la Argentina, entendemos que esto es de corto plazo”, dijo el gerente general de Petróleos Sudamericanos, Alfredo Bonatto.

Los aumentos

3% es el incremento mensual que registrarán los precios de los combustibles durante el próximo año y medio.

5% fue el aumento que se aplicó en las marquesinas la semana pasada.

25% es el aumento que acumulaban naftas y gasoil según la cuenta oficial por la suba del dólar y la cotización internacional del barril de crudo.

“El 3% fue gracias a los productores” Así definió el aumento en el precio de los combustibles el titular de una pequeña operadora con presencia en la Cuenca Neuquina, en Río Negro y Neuquén.

“El aumento fue pequeño porque los productores pusimos el hombro”, planteó otra fuente del sector.

Según información a la que accedió “Río Negro Energía”, las negociaciones no fueron sencillas. Al acuerdo se pautó luego de largas reuniones entre el gobierno nacional, las empresas productoras y las refinadoras, tanto el jueves como el viernes de la semana pasada.

“El jueves y viernes, fuimos convocados por el ministerio de Energía de la Nación, cerca de 50 empresas productoras y refinadoras”, explicó la fuente. “Lo que nos pedía el ministerio era atenuar el impacto de la subida de los precios internacionales y de la subida del dólar en los precios al público”.

Las deliberaciones estuvieron concentradas en qué reducción podrían hacer las productoras de petróleo a las refinadoras “para que no tuvieran que aumentar el 20 ó 25%, que es lo que les daba la cuenta final”, sostuvo.

Por último adelantó que en el transcurso de los dos meses siguientes, volverán a reunirse conforme a la evolución de la situación y buscarán un acuerdo de más largo plazo.

Gentileza Diario Río Negro