Buenos Aires (EPatagonicas) 21 de Dic. – El Ministro de Energía y Minería cuestionó la extensión del uso del GNC en autos particulares, y aseguró que es “un despropósito” que cuando se establecen beneficios para un combustible, se lo use “para recreación”.

Discrepan: los estacioneros aseguran que “la mayoría de los usuarios particulares usan su automóvil o camioneta para trabajar”

Días atrás, el Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, opinó acerca del uso del Gas natural Comprimido para vehículos particulares. Afirmó que es “un despropósito” que cuando se establecen beneficios para un combustible, se lo use “para recreación”.

Las declaraciones del funcionario no cayeron nada bien en el sector. Ricardo Stella, presidente de la Cámara de Expendedores de Salta repasó que “nuestro país es líder mundial en el desarrollo del GNC para uso vehicular, con una importante red de estaciones de servicio, distribuidas a lo largo y ancho de todo el país, con una de las tecnologías más modernas en lo que respecta a los equipos instalados en los automotores como en las bocas de carga”.

“Esto fue logrado a través de más de 30 años desde que fuera instalada la primera estación, generando muchos puestos de trabajo”, agregó.

Stella recordó además que con él GNC, se logró en primer lugar proteger el medio ambiente por ser este un combustible de muy baja contaminación, “siendo esta una de las prioridades del Gobierno de Mauricio Macri”.

Asimismo y en lo que respecta a que el uso del GNC en autos particulares es “un despropósito“, precisó que “no lo veo de esa manera, porque aquel usuario que invirtió en la instalación de un equipo en su automóvil para usar este combustible, debe recorrer muchos kilómetros para amortizar el mismo y no creo que ninguno lo haga solo para recreación. La mayoría de los usuarios particulares, usan su automóvil o camioneta para trabajar”, replicó.

El directivo salteño puntualizó que los primeros emprendimientos fueron declarados de interés nacional, de ahí el gran crecimiento que tuvo tanto el parque de estaciones de carga distribuidas en el país, actualmente más de dos mil, como los rodados que hoy transitan las calles y rutas de nuestro país.

“Creo que sería mucho más importante, pensar en desalentar el uso de gas oil en automóviles particulares, por ser este el combustible por lejos más contaminante del medio ambiente”, concluyó Stella.

A su turno, Víctor Derlich, titular de la firma Esi Gas, una empresa Argentina de servicios de ingeniería en gas reconocida a nivel internacional, coincidió con Aranguren en que el GNC tiene que ser para el transporte de carga y pasajeros, pero discrepó en que no deba ser para los autos, “porque lo usa gente que trabaja o circula mucho”.

El empresario acotó que el GNC “produce una reducción de los gases de efecto invernadero del 27 por ciento y del particulado del 97 lo que coincide con la política fijada por la convención contra el cambio climático de París que nuestro país acaba de firmar”.

Finalmente recomendó al gobierno “incentivar el GNC en las flotas estatales para reducir el déficit nacional, provincial y municipal y evitar los ilícitos que se cometen con el gas oil que con el gas son imposibles de concretar”.