Neuquén (EPatagonicas) 10 de Septiembre. – Flexibilización laboral, libre mercado y seguridad jurídica, fueron algunos de los reclamos de las petroleras. «No se puede dejar todo librado al mercado», contrapuso Pepe Scioli.

En paralelo a la cumbre de la Ofephi, se llevó a cabo el seminario energético organizado por Dar, la organización que dirige Pepe Scioli, donde los empresarios del sector hicieron oír sus reclamos a la dirigencia política.

El hermano del candidato presidencial aseguró a los empresarios que “van a tener las condiciones dadas para que inviertan y tengan la rentabilidad que corresponde”. Aunque advirtió que no habrá “un Estado bobo”, sino que será “un contrapeso del sector privado” y que “no se puede dejar todo librado al mercado”.

En contrapartida, el flamante presidente de Shell Argentina, Teófilo Lacroze retrucó que “necesitamos más libre mercado”. Además reclamó incentivos, estabilidad fiscal y seguridad jurídica para los próximos 30 a 40 años, libre disponibilidad de las utilidades, un único tipo de cambio y flexibilidad en el pago de regalías.

Lacroze también apuntó la reducción de los costos laborales, a los que definió como claves. Señaló que en Argentina son 50% más caros que en el sector petrolero de Estados Unidos. Pidió una “flexibilidad de la jornada laboral”, reducir los tiempos improductivos y cambios en las costumbres de la industria, como por ejemplo en la regla de parar las operaciones en el campo cuando los vientos superan los 40 km/h: aseguró que se puede trabajar de forma segura con corrientes de hasta 80 km/h. Advirtió que si no se dan todas esas condiciones, Vaca Muerta no podrá competir con Norteamérica, según consigna una nota publicada por Cristian Navazo en el diario LM Neuquén.

En sintonía con las exigencias de Lacroze, el vicepresidente ejecutivo de Bridas, Marcos Bulgheroni, apuntó a aumentar la eficiencia de las operaciones y reclamó “racionalidad” al Estado para “adaptar la regulación a las necesidades del mercado”.

Bulgheroni indicó que en el contexto actual hay que apuntar a incrementar la productividad, “buscar las soluciones serias y sensatas para hacer los cambios necesarios” para sostener la actividad y destacó que el estado, las operadoras, proveedores y sindicatos deben actuar en conjunto.

Ejemplificó que un pozo horizontal en Vaca Muerta cuesta unos 15 millones de dólares y en las cuencas shale de Estados Unidos demandan entre 5 y 7 millones.

Por su parte, Carlos Ormaechea, presidente de Tecpetrol, coincidió con el diagnóstico del precio del barril: “Es poco probable que volvamos a los niveles de serenidad de los últimos 5 años rápidamente”. El titular de la petrolera del grupo Techint aseguró que “estamos en presencia de un cambio estructural de la industria”.

Consideró que se “debe normalizar el marco general financiero del país” y disponer de flujo de capitales porque el país necesita al menos 10 mil millones de dólares por año de inversiones en el sector hidrocarburífero.

También dijo que en el caso del gas, es necesario mantener el precio pleno del costo de importación a la nueva oferta y establecer un sendero que lleve la “producción vieja” hacia ese mismo horizonte en los próximos cuatro años.

Para el vicepresidente Estrategia y Desarrollo de Negocios de YPF, Fernando Giliberti, es necesario ganar eficiencia en las operaciones, alcanzar una mayor productividad de los reservorios y generar escala para bajar costos.

El gerente de operaciones de Exxon Mobil Argentina, Ricardo Livieres, repasó la actividad de la compañía en Vaca Muerta y a promocionar el pozo Bajo del Choique x2, que tras 16 meses en producción compite en los primeros lugares entre los 30 mil pozos que tiene la compañía en cuencas shale.

Destacó que Exxon dejó los bloques que opera en Vaca Muerta en manos su subsidiaria XTO, la encargada de desarrollar los yacimientos no convencionales. En la Provincia esperan que antes de fines de 2015 la compañía anuncie el inicio de un piloto exploratorio.

Por último, el presidente de GyP, Alberto Saggese, compartió el diagnóstico realizado por los directivos: “Como empresa provincial no tenemos los recursos, así que estamos descansando en la posibilidad de que provengan de las empresas privadas, son ellas las que generan la posibilidad de que esto se desarrolle”, indicó.