Buenos Aires (EP) 12 de Dic. – Volvió a caer 2,7 puntos  y los líderes de la baja fueron los sectores relacionados a la industria y la construcción.

La continuidad del derrumbe industrial resulta extraordinaria porque ya compara contra los peores meses del 2018: en octubre la utilización de las instalaciones industriales volvió a caer 2,7 puntos y fue de 62,1%. Desde el 2002 no se registraba un porcentaje tan abultado de maquinarias sin usar. Los que volvieron a liderar la baja fueron los sectores relacionados con la inversión productiva. Es decir, aquellos que proveen a otras industrias y a la construcción.

Cabe una aclaración y es que desde el apagón estadístico de principios del 2016, protagonizado por la gestión de Jorge Todesca en el Indec, el dato de la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) inició una serie. Por eso no se pueden realizar comparaciones estrictas entre períodos. Pero sí sirve como referencia: desde el 2002 el Indec no registra un nivel de industrias con tantas instalaciones en desuso.

En octubre del 2019, un repaso de los números publicados ayer permite observar una continuidad respecto a lo ocurrido en el mes previo. Y es que los sectores que lideraron el fenómeno de incremento de la capacidad ociosa fueron los relacionados con la inversión. Justamente, ayer mismo el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA) mostró que la inversión productiva registró una caída de 10,3% interanual (ver aparte). No deja de contraerse.

Según los números oficiales, los que protagonizaron la caída fueron las sustancias y productos químicos; los productos minerales no metálicos; las industrias metálicas básicas; la automotriz y la metalmecánica.

En ese sentido, lo destacable es que los químicos cayeron 5,4 puntos en la UCII y utilizaron apenas el 63,7%. El bajón se explica por el derrumbe de 16% en la producción de materias primas plásticas y caucho sintético y el de 15,7% en la de los productos químicos básicos.

Además, los productos minerales no metálicos registraron una baja de 1,5 puntos y por ende utilizaron el 72,2%, como consecuencia principalmente de la menor fabricación de cemento, ladrillos huecos y mosaicos. Y es que el sector es un clásico proveedor de la “industria” de la construcción, que durante octubre también registró un pésimo rendimiento, con una caída de 9,5% interanual. Con la obra pública virtualmente frenada y la privada acusando el impacto del cepo, ese otro sector no fue un buen demandante de productos industriales.

La siderurgia, por su parte, sufrió un derrumbe extraordinario, de 10,8 puntos. Así, las metálicas básicas usaron sólo el 73,1% de su capacidad instalada. El acero crudo fue el principal protagonista de ese deterioro. Los bienes durables, como la línea blanca para el hogar, la maquinaria agrícola, la propia automotriz y la mencionada construcción en baja fueron las que explicaron, desde la demanda, el pésimo desempeño.

La UCII en el sector de automóviles volvió a caer hasta una de 43,2%, es decir que registró una baja interanual de 2,7 puntos. El consumo interno de automóviles se desplomó 27,9% respecto al mismo mes del año pasado, según los números de Adefa. Las exportaciones, además, cayeron 12,2%, con un Brasil que sigue sin aportar demanda.

https://www.baenegocios.com/