San Juan (EP) 26 de Junio. – Partirá desde San Juan una comisión de 4 profesionales del Inpres y otros 2 del Conicet para comenzar a realizar un estudio de sismicidad en la zona del yacimiento petrolífero “Vaca Muerta”, la joya más importante de reservas de gas y petróleo del país.

La investigación se producirá en el marco de un convenio que firmaron con el Gobierno de Neuquén y empresas petroleras congregadas en el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IPAG), debido a una serie de sismos -mayores a los 3 grados- que comenzaron a percibirse con mayor frecuencia desde fines del año pasado en Añelo y Sauzal Bonito, dos localidades cercanas al yacimiento. El 16 de noviembre pasado, un sismo de 3,4 grados afectó a 8 viviendas de Sauzal Bonito. El estado de alerta de los habitantes fue creciendo a medida que otros temblores continuaron percibiéndose en la zona y “Vaca Muerta” pasó rápidamente a estar bajo la lupa. El método de explotación en el yacimiento es el conocido como “fracking” (se inyecta a presión algún material en el suelo, de modo que las fracturas que ya existen en las rocas del interior de la tierra aumenten y liberen el gas o el petróleo).

El director del Inpres, Alejandro Giuliano, afirmó que “si bien hay antecedentes en el mundo que el fracking induce al sismo, no siempre es así. El caso más importante fue el de Oklahoma -en EEUU-, que fue de 5,8. Produjo daños importantes en una zona de muy poca actividad sísmica”.

El monitoreo de la zona se realizará con 22 estaciones y 3 acelerógrafos de última generación, equipo valuado en 700.000 dólares. Estos instrumentos enviarán la información en tiempo real, vía satelital, al Inpres, donde se procesará la información.

La comisión que partirá mañana está compuesta por 4 integrantes del Inpres: Marcelo Moreno, Luis Andujar, Miguel Gaitan y Luis Castro (coordinados por Giuliano). Y por 2 del Conicet: Mauro Saez y Gustavo Ortiz (coordinados por Patricia Alvarado). Instalarán la primera estación (eventualmente 2) en este primer viaje y así comenzará el monitoreo para que en un plazo de 3 meses brinden el primer informe y aproximadamente en un año elaboren las primeras conclusiones preliminares.

Giuliano añadió que más allá que se dirima si los sismos son inducidos o no por la explotación del yacimiento es necesario aplicar un programa de concientización para que la población se acostumbre a percibir sismos e incluso realizar construcciones sismorresistentes. “La gente cree que no es zona sísmica y en realidad está en la zona 1 del territorio nacional. San Juan está en la zona 4, la más activa”, comparó. Concluido el trabajo, el Inpres utilizará las estaciones para continuar monitoreando la Patagonia.

Para dirimir el problema debe monitorearse si aumenta la sismicidad o permanece constante.

Gentileza Diario de Cuyo