Punta Arenas Chile (EP) 16 de Agosto. – Se trata de un grupo de 144 trabajadores que dejaron la empresa en 2010, acogiéndose a un plan de retiro voluntario. Sin embargo, piden el pago de beneficios que la empresa no les reconoce.

El abogado Fernando Pichún, que representa a un grupo de 144 personas que fueron desvinculados de ENAP en 2010 bajo la figura de renuncia voluntaria en el marco de un proceso de reducción de personal, manifestó ayer su confianza en que la justicia entregará un pronto veredicto favorable para sus defendidos.

Pichún explicó que sus defendidos abandonaron la empresa luego de firmar una carta de renuncia voluntaria en la cual se establece que la renuncia se realiza “con el objeto de acogerme al plan de desvinculación implementado por la administración y aceptando los beneficios incluidos a la fecha y sus mejoras futuras que se implementen si las hubieren”.

A juicio de los demandantes, esta frase daría pie para exigir lo establecido en el número 6 de la adenda al contrato colectivo suscrito entre la empresa ENAP y el Sindicato de Trabajadores de esta empresa y que fuera suscrito el 28 de agosto de 2009.

En este capítulo se establece que “las partes acuerdan que si con motivo de otros adenda a contratos colectivos vigentes en el grupo de empresas ENAP, un sindicato y una empresa cualesquiera de dicho grupo, pactaren condiciones más favorables de desvinculación para sus trabajadores dichas condiciones se aplicarán a los trabajadores a quienes aplique el presente adenda”.

Y en el artículo siete se establece que “la empresa se compromete, según las necesidades que para estos efectos evalúe existen, proporcionará asesoría individual y/o grupal a los trabajadores desvinculados en los siguientes aspectos, hasta por un período de seis meses desde la firma del presente documento: aspectos previsionales, psicosociales, alternativas para emprender nuevas actividades y capacitaciones específicas de acuerdo a grupos de interés”.

“Se firmó una carta de renuncia voluntaria en la expectativa de recibir un beneficio que no llegó. No fue una renuncia realmente voluntaria y contamos con importantes testigos que lo avalarán”, indicó Pichún. “En realidad, nos despidieron. Lo que recibimos fue sólo la indemnización que nos correspondía por años de servicio y nada más”, agregó Hernán Padilla, uno de los trabajadores que presentó la denuncia en tribunales.

El viernes está prevista una audiencia de conciliación. Si no se llega a acuerdo, serán los tribunales quienes determinarán si existe o no el vínculo alegado por los trabajadores.

ENAP

ENAP Magallanes manifestó su compromiso de proporcionar toda la información que sea requerida y sostuvo que el Plan de Retiro realizado entre 2010 y 2011 obedeció a un escenario productivo y financiero crítico de la estatal. Por lo anterior, indicó la compañía se dispuso un programa voluntario -con beneficios indemnizatorios y de salud extras-, precisando que aquellos que se sometieron a dicho plan, lo hicieron voluntariamente, aprobando las condiciones y firmando debidamente su finiquito, lo que ajusta todo el proceso al marco legal existente.

Fuente El Pingüino