Buenos Aires (EP) 25 de Sept. – Desde 2015, se radicaron en la Argentina unos 120.000 venezolanos. Empujados hacia afuera de sus fronteras por la crisis, muchos vieron en nuestro país la posibilidad de mejorar su calidad de vida.

La mayor parte de quienes llegaron en estos últimos tres años son profesionales: representan el 56% de los ingresos totales (incluidos niños), según los datos de la Dirección Nacional de Migraciones (DNM). Pero, además, “entre los profesionales, los ingenieros son el grupo más numeroso”, dice Federico Agusti, director de Asuntos Internacionales del organismo. Y precisa el número: 7.000. Diez veces más que los médicos llegados desde ese país en el mismo período, por ejemplo.

En agosto, la DNM junto con el Centro Argentino de Ingenieros (CAI), la Asociación de Ingenieros Venezolanos en la Argentina (Ingvenar) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), organizaron una jornada para ingenieros venezolanos en la Argentina. “De los llegados en la ola migratoria de los últimos tres años, el 85% no tenía trabajo en la profesión”, señala Marcelo Bróccoli, presidente del Departamento Técnico del CAI. La idea fue “orientarlos para la búsqueda de trabajo”, señala.

Una de las cuestiones es que “toda la gente viene directo a Buenos Aires, les cuesta encontrar trabajo y no conocen la actividad productiva del país”, observa Bróccoli. En la jornada participaron representantes de las provincias de Neuquén, San Juan, Jujuy y Río Negro, quienes junto con el CAI dieron un panorama de qué especialidades se requieren y qué proyectos se están realizando.

De acuerdo a un censo que realizó Ingvenar, que alcanzó a 2.000 ingenieros venezolanos, el 89% está dispuesto a mudarse a las provincias si encuentran una posibilidad en su profesión.

El 56% de todos los inmigrantes venezolanos son profesionales y, entre ellos, los ingenieros conforman el grupo más numeroso.

“Actualmente, la demanda más representativa está vinculada con ingenieros civiles e ingenieros eléctricos, en planes viales del Gobierno y temas de energía eléctrica, renovable o térmica”, informa Bróccoli. Por otro lado, “unos 150 ingenieros venezolanos fueron contratados por YPF”.

A pesar de los altibajos de la economía argentina, “tenemos necesidad de ingenieros”, asegura Bróccoli. Además, muchos profesionales venezolanos tomaron trabajos de baja calificación por necesidad. “La idea es ayudarlos a que trabajen según la capacitación que tienen para que no compitan por el empleo con personas de menor calificación”, dice Bróccoli.

El aumento del número de ingenieros venezolanos en la Argentina redundó en un crecimiento de su contratación en empresas. Según Numan, una consultora especializada en la selección de perfiles para empresas industriales, el 10% de las búsquedas de ingenieros para cubrir mandos medios y altos serán cubiertas por los profesionales de ese país en todo 2018. “Eran el 8% el año pasado y estimamos que alcanzarán el 15% en 2020”, dice Leandro di Nardo, director de la consultora.

“Por la falta de profesionales de ingeniería en el mercado, debido al bajo número de graduados, la demanda no tendría que mermar”, estima el consultor. “De todas formas, las búsquedas se dan por dos razones: por reemplazo o por crecimiento. Hoy casi la totalidad del mercado se mueve por reemplazos”, aclara.

“Tomamos varios profesionales venezolanos y la gente que se acercó a las búsquedas tiene muy buena formación, buenos estudios y experiencia, inclusive”, cuenta Carolina Rodríguez, coordinadora de Empleos de la fabricante de neumáticos Fate. Quienes fueron seleccionados, se incorporaron como analistas dentro de la planta y, en menor medida, en posiciones de coordinación.

Di Nardo apunta que algunos están dispuestos a “flexiblizar su seniority: ante la necesidad imperiosa de encontrar trabajo en el corto plazo, hay profesionales con perfiles de gerente que están abiertos hasta niveles de coordinación, dos escalones más abajo. Hay compañías que se aprovechan, pero eso es cortoplacista, proque el ingeniero a los pocos meses se da cuenta de su potencial y busca un nuevo trabajo”, dice.

Por su parte, Bróccoli señala que los abusos en este sentido “no dependen del que viene, sino del que se aprovecha de la situación”.

La coordinadora de Ingvenar, que pide reserva de su nombre porque algunos miembros de la asociación fueron hostigados por xenófobos en las redes sociales, llegó a la Argentina en febrero del año pasado. Ingeniera en Petróleo, igual que su marido, con 11 años de experiencia en Petróleos de Venezuela, impulsó el armado de un grupo de ingenieros para compartir ofertas de empleo.

“El grupo de whatsapp se nos quedó pequeño, abrimos una página en Instagram (@ingenieros.ar) y un perfil en LinkedIn, para compartir la mayor cantidad de ofertas posibles con las personas que estaban llegando”, cuenta. “Trabajando de bacheros, respositores, cocineros, no tienes tiempo de revisar todas las páginas de empleo y, además, muchas ofertas no se publican en páginas, sino que sus captadores las publican directamente y si no tienes a estas personas de contacto, no las ves”, explica.

Joao Chacón tiene 36 años y es ingeniero mecánico, graduado en la Universidad del Táchira. Trabajaba como jefe de Mejora Continua en Nestlé de Venezuela. “Debido a la situación que se está viviendo allá, la pérdida de poder adquisitivo y la inflación, decidí empezar a buscar trabajo en otro país”, cuenta. Así, encontró que PepsiCo estaba buscando un ingeniero de mejora continua para su planta en Mar del Plata. “Quedé seleccionado y me dieron la oportunidad de venir. A comparación de otros colegas míos, fui muy afortunado de venirme con trabajo”, dice.

Llegó a la Argentina en octubre de 2016. Más tarde, se sumó su familia: su esposa, licenciada en Administración, y sus dos hijos:una de 18, otro de 7. “Empezamos a vivir en Mar del Plata, pero mi hija mayor iba a comenzar la facultad, quería estudiar medicina y optamos por la UBA”, cuenta Chacón. “Además, a mi esposa se le dificultó encontrar trabajo en su profesión allá. Nuestro proyecto de vida cambió y empezamos a buscar trabajo cerca de Buenos Aires”.

Joao encontró una oportunidad en la autopartista brasileña Moura. “Me seleccionaron como jefe de Mejora Continua hace 6 meses”. En cuanto a su adaptación al trabajo, dice que temía encontrarse con algo totalmente diferente. “Pero son empresas multinacionales y tienen una metodología de trabajo que es muy parecida a lo que yo hacía en Venezuela”. Además, agrega, “la gente es muy amable”. “Estamos muy agradecidos”, concluye.

Fuente: Clarín