Neuquén (EPatagonicas) 07 de Julio. – Cada vez más firmas apelan a los remates para insumos utilizados en la industria petrolera. Ahora se realizan bajo la modalidad presencial y también on line, lo que las hace más accesibles. Según los especialistas, unas de las estrellas de los remates son los automóviles por renovación de flota de las compañías, camiones, utilitarios y diversas maquinarias en proceso de desafectación.

El especialista Adrian Mercado, uno de los que cuenta con mayor peso en el sector, acaba de realizar una subasta de camiones, pick ups y utilitarios preparados especialmente para alta montaña que, asegura, tuvo un resultado mejor aún que lo esperado.

Las subastas industriales crecen a un ritmo vertiginoso, lo que provoca un derrame positivo en el negocio de los remates. Y en ese contexto, la incorporación de tecnología también está haciendo que crezca el potencial que tiene el sector en la Argentina.

La semana pasada, se realizó una subasta privada de un importante parque automotor compuesto por camiones, pick ups y utilitarios preparados especialmente para alta montaña para la industria minera y petrolera. La llevó adelante la firma Adrian Mercado, en el Hotel Castelar con la metodología online y presencial.

El especialista señaló que “estamos promediando el año con una importante cantidad de remates de diferentes tipos de activos vinculados a empresas pequeñas, medianas y grandes, que incluyeron, en más de la mitad de los casos, automóviles por renovación de flota de las compañías, camiones, utilitarios y diversas maquinarias en proceso de desafectación”.

Como dato importante, cabe señalar que los camiones que se subastaron son de última generación. Vehículos completamente renovados tanto por fuera como por dentro, con un sinfín de componentes tecnológicos innovadores para amplificar la seguridad a bordo, mejorar el rendimiento mecánico y augurar un confort frente al volante único en cada categoría.

Esta subasta es una señal de cómo se desenvolverá el sector minero y petrolero durante los próximos años. Es un indicador que marca que muchas empresas instaladas en nuestro país se están reequipando con vehículos y maquinaria nueva, sobre todo de producción nacional.