Buenos Aires (EP) 28 de Feb. – La fiscal federal de Quilmes, Silvia Cavallo imputó y pidió que se investigue por lavado de dinero a Hugo Moyano, Héctor “Yoyo” Maldonado y Pablo Moyano, y a los directivos de la sociedad comercial Aconra S.A.

La acusación de Cavallo surge de datos que brindó durante su declaración indagatoria el ex jefe de la barrabrava de Independiente Pablo “Bebote” Álvarez en el marco de una causa que tramita en el Juzgado de Garantías Nro. 8 de Lomas de Zamora.

Álvarez dijo que la familia Moyano extorsionaba a varias empresas para obtener beneficios personales, utilizando al club Independiente para lavar dinero a través de la firma Aconra. En esa declaración afirmó que Pablo Moyano -a quien apodarían “El Salvaje”- le contó en persona que a la empresa de acero más grande de San Nicolás le sacó más de una tonelada del metal extorsionándolos para que “se lleven bien con el gremio”. Según Álvarez, también mencionó a la empresa de cemento Loma Negra de la que habrían obtenido el hormigón necesario para terminar un sector del estadio.

De acuerdo con el relato de “Bebote”, el dirigente de Camioneros “le sacó” a Garbarino televisores y equipos de aire acondicionado y a Kalciyan, una de las empresas de vidrios más grandes del país, los vidrios para terminar los palcos.

Otro de los hechos que pide investigar la fiscal Cavallo a partir de los dichos de Álvarez es la contratación de la Panadería del Valle para la provisión del catering para los palcos. Este comercio sería propiedad de Héctor Maldonado, dirigente del club y amigo de Hugo Moyano. Esta firma habría facturado 160.000 pesos por mes por la provisión de comida para los palcos, prestación que nunca se habría cumplido.

Otra de las imputaciones a partir de los datos que dio el líder de la barra de Independiente está relacionada con el manejo de los pases de los futbolistas. Según sostuvo, una vez que entró Pablo Moyano al club, era el que manejaba todas las operaciones de los jugadores con los representantes, junto a Fabio Fernández.

Asimismo, otro de los hechos que se le imputan a los Moyano es la triangulación de dinero a través de la empresa Martín Tur, que operaba todos los viajes fuera y dentro del país. De acuerdo con la acusación, Camioneros le pagaba a esta empresa que a su vez contrataba micros a un precio más bajo del que facturaba. Ese dinero habría salido del sindicato y la diferencia era reintegrada a Pablo Moyano.

En su escrito la fiscal Silvia Cavallo imputa a Hugo y Pablo Moyano y a Héctor Maldonado haber montado una estructura, dentro del club, destinada a cometer delitos y lavado de dinero de las formas más variadas y solicitó que se realice una serie de medidas de prueba a fin de avanzar con la investigación.

Pero no son los únicos frentes judiciales que acechan a los Moyano. Un mes atrás, el juez Gabriel Vitale aceptó un pedido de la fiscal Viviana Giorgi e imputó a Hugo y Pablo Moyano por fraude contra Independiente.

En tanto, el juez Néstor Barral, titular del Juzgado Federal N° 3 de Morón, investiga a Moyano padre por presunto lavado de dinero en la compra de lujosas propiedades.

Gentileza Diario El Zonda SJ