Buenos Aires (EP), 12 de Agosto 2020. En una mesa de diálogo con distintos sectores productivos, plantearon la posibilidad de la creación de una entidad que facilite el crédito a todas las pequeñas y medianas empresas. «Sería fundamental para el crecimiento y la generación de empleo», sostuvieron.

Representantes del sector industrial y productivo mantuvieron una mesa de diálogo de la que participaron representantes de los trabajadores (CGT, CTA de los Trabajadores y CTA Autónoma), referentes de organizaciones sociales, la Federación de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados, dirigentes empresarios y contó con la incorporación de funcionarios del Gobierno Nacional y de la banca pública. Entre otros aspectos, durante la reunión virtual que duró más de tres horas coincidieron en la importancia de promover un Banco de Desarrollo que permita poner el financiamiento a disposición de las fábricas argentinas.

El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA) Daniel Rosato destacó la importancia de la participación “de los más de 150 representantes sectoriales” que integraron la reunión virtual, y que ya generó una batería de “propuestas” para presentar en el Primer Congreso Industrial de Consenso Nacional que se desarrollará en noviembre.

“Una de las medidas que se debatió, tiene que ver con resolver el gran problema de financiamiento. Para eso, intervino del encuentro Claudio Lozano (integrante del Directorio del Banco Nación), está participando también en una de las mesas José Ignacio De Mendiguren, presidente del BICE, y otros integrantes, para consensuar y llevar adelante el proyecto de la creación del Banco Nacional de Desarrollo Industrial”, sostuvo Rosato a Ámbito.

“Para el desarrollo industrial y la generación de empleo, es fundamental poder contar con un banco que financie a todas las pymes. Que sea sustentado, como ocurre en Brasil, por los trabajadores y el sector pyme industrial y el sector de la industria. Está probado que si no tenemos financiamiento, no tenemos posibilidades de desarrollo industrial. Hasta ahora, a través de la banca privada y pública, no hemos conseguido que se financie a todas las pymes por la situación que se encuentra el sector.

Por eso necesitamos un banco que realmente pueda acompañar a todo el sector productivo y que permita el desarrollo industrial, que vamos a llevar adelante en este Congreso en el mes de noviembre”, agregó Rosato.

Otro de los aspectos que se analizaron durante la mesa de debate, estuvieron ligado con propuestas y proyectos vinculados a la “modificación de la legislación laboral, con una modificación de la legislación impositiva y con potenciar el mercado interno, con el Compre Argentino, y con medidas para incentivar las exportaciones en las pymes industriales”.

El Gobierno nacional participó del encuentro a través del secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y de los Emprendedores, Guillermo Merediz, quien sostuvo: “Valoramos este espacio en el que referentes industriales y dirigentes sindicales trabajan para configurar un ámbito de diálogo donde confluyen distintas miradas sobre la Argentina. La articulación del mundo del trabajo y de la producción tiene un rol clave en este momento bisagra de la Argentina”.

En tanto, Claudio Lozano, admitió que “es difícil pensar la recuperación de la economía en convivencia con la pandemia por unos meses más”, pero destacó la importancia de que el Gobierno haya avanzado en “la estrategia de desendeudamiento”, ya que “libera divisas para financiar la producción”.

Justamente, el acuerdo con los acreedores fue una noticia celebrada por las pymes. “Es fundamental porque va a permitir, por un lado poner en marcha a corto plazo proyectos que estuvieron restringidos. Y estos proyectos tienen que estar relacionados a la energía, a Vaca Muerta, y otros sectores, para que produzca un efecto dominó y ayude a darle previsibilidad a la situación que hoy tenemos, porque va a terminar beneficiando a miles de pymes con una reactivación”, agregó Rosato, quien concluyó: “Por otro lado, también, la posibilidad de que las empresas puedan salir al mercado de capitales para obtener financiamiento externo, en el caso del as grande. Y en el caso de las pequeñas, va a permitir que pensar en la reactivación y las inversiones de las pymes, es fundamental tener financiamiento externo para lo que es la compra de bienes de capital y tecnología, que es necesario para en las próximas etapas, que tienen que ver con la pospandemia, que es un proceso largo”.