Neuquén (EPatagonicas) 08 de Noviembre. – En nombre de la Secretaría de Deportes neuquina, una persona compró 550 caños tubing con un cheque que había sido denunciado como extraviado. La venta se hizo el viernes 30 de octubre y el lunes 2. Cuando fueron a cobrar el cheque advirtieron el fraude.

La policía investiga una estafa contra la empresa de remediación ambiental Indarsa, por casi un millón de pesos. Le compararon materiales a nombre de un organismo estatal de Neuquén que no funciona hace ocho años y pagaron con un cheque que estaba denunciado por extravío hace siete años.

Efectivos de Delitos Económicos con asistencia de la policía rionegrina recuperaron en Allen 54 de los 550 caños tipo tubing, de distintas pulgadas, de la operación fraudulenta.

El comisario Ricardo Caro explicó que la estafa ocurrió el viernes 30 de octubre, cuando una persona adquirió “en nombre de la Secretaria de Estado, Juventud y Deportes”, los caños que serían destinados a obras de riego.

El hombre pagó con un cheque por 920.000 pesos. El lunes cuando fue a cobrar les notificaron que la cuenta no existía desde hacía ocho años.

El uniformado detalló que esa secretaria ya no existe y que “los cheques tenían denuncia por extravío hace al menos siete años. Estaban firmados a nombre de un ex empleado de la secretaría, pero que no tiene nada que ver con la estafa que se investiga”.

Agregó que el mismo viernes tres camiones con semi acoplados trasladaron 340 de los caños.

Luego de notar la maniobra, el lunes, la empresa pudo localizar parte de la mercadería e informó a la policía de la situación.

Las investigaciones llevaron al departamento de Delitos Económicos a un predio ubicado en calle Primeros Pobladores al 400 de la cercana localidad rionegrina.

Con los datos recabados se efectuaron tareas de inteligencia en conjunto con la comisaría Sexta y el Cuerpo de Seguridad Vial de Allen, y lograron parar uno de los camiones en el puesto de la policía Caminera que se encuentra en unos de los ingresos de Allen sobre la Ruta 22.

En el procedimiento se identificó a dos hombres y se secuestraron 54 caños de ocho pulgas, que quedaron bajo resguardo de la policía.