Santa Cruz (EP) 10 de Oct. – Lo hizo frente a Dante Sica, que fue a la entidad a presentar un plan para impulsar el empleo y la producción.

El ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, participó ayer del consejo directivo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), representado por 141 dirigentes de todo el país, para escuchar la actualidad del sector y presentar la agenda de desarrollo productivo y generación de empleo con el objetivo de impulsar el crecimiento del país en los próximos años.

“Argentina es de los pocos países que no tiene un régimen tributario específico para las pyme. La Ley Pyme tiene como objetivo establecer un esquema distinto, progresivo y diferencial para el sector que les permita crecer”, sostuvo Sica en relación a las recientes medidas anunciadas por el presidente Mauricio Macri, las cuales busca poner en marcha mediante leyes que se enviarán al Congreso en los próximos días.

Según el ministro, los proyectos tienen como objetivo llevar alivio fiscal, fomentar el empleo formal y las inversiones productivas para que las pyme puedan crecer, invertir y exportar. Los puntos clave son bajar de 35% a 22% el Impuesto a las Ganancias; bajar a la mitad los impuestos y suavizar la transición de las empresas que pasan del monotributo al régimen general; crear la Cuenta Única Tributaria que permitirá a las empresas pagarle a la Afip con las deudas que el organismo tiene con ellas; dar más incentivos a las empresas para que inviertan; eliminar las contribuciones patronales a los nuevos empleos creados durante 2020 y reducir la carga a la mitad en 2021.

Por su parte, los empresarios que participaron del encuentro le pidieron al ministro que declare la emergencia y que contemple un “salvataje financiero” para las pyme. “Sabemos las dificultades que están pasando”, aseguró Sica, y agregó: “Estamos poniendo a disposición todas las herramientas disponibles ante los cambios que no esperábamos”.

En tanto, desde CAME insistieron en la necesidad de prever una “regionalización” en materia impositiva entendiendo la realidad del interior y la importancia de una urgente “modernización laboral” para fomentar y mantener puestos de trabajo. “La supervivencia de las pequeñas y medianas empresas depende de las medidas que se tomen en el plano tributario, financiero, laboral y de consumo interno”, enfatizó el presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán.

Asimismo, los dirigentes le reiteraron al Gobierno varios pedidos como tasas diferenciales; líneas de crédito productivas con tasas de 21%; Repro Pyme Express para empresas en crisis para sostener el empleo; mínimo no imponible sobre contribuciones patronales: adelanto del cronograma de la aplicación plena prevista en la Ley 27.430 y cargas sociales diferenciadas por zona para compensar al interior profundo; suspender el impuesto al cheque; eximir a las pyme del cobro de IVA e Ingresos Brutos en las boletas de electricidad, agua y gas; suspensión del pago de anticipos del Impuesto a las Ganancias.

La tasa de interés sigue en baja

La tasa de las Leliq sigue bajando y acumula un retroceso de casi 15 puntos. Ayer, informó el BCRA, cerró en 70,985%. Si bien hay varios motivos detrás de eso, uno es la tensión en la cadena de pagos. Así lo expresó Gabriel Zelpo, economista de Seido, ante La Nación: “Esta baja de tasas hay que relacionarla con la incobrabilidad, que está altísima. Hay quiebras significativas en el sistema. Si esto se incrementa, terminá afectando a los bancos, que no podrán cobrar los préstamos y, por lo tanto, el BCRA deberá salir al rescate con mayor emisión, lo que podría derivar en una hiperinflación. No se podía seguir insistiendo con tasas de interés en los cielos. Es muy duro para el sistema financiero”.

https://www.eleconomista.com.ar/