Buenos Aires (EP) 17 Dic. – Desde el Comité de Diversidad de la Asociación de Operadores de YPF, crece el interés por integrar a las mujeres en tareas que históricamente se les asignaban a los hombres, con el apoyo institucional de la petrolera.

No caben dudas que el denominado “empoderamiento” de las mujeres y la apertura de la sociedad a la perspectiva de género alcanzó al mundo del trabajo y especialmente al rol de la mujer en la actividad de venta de combustibles y servicios relacionados. En la imagen vemos a Miguel Ángel Gutiérrez, Presidente de la Compañía, junto a Operadoras de YPF.

“Cuando comencé hace veinte años a hacerme cargo de la Estación de Servicio de mi padre, los mismos empleados desconfiaban de lo que una mujer podría liderar el comercio”, dijo la encargada del comité de Diversidad de AOYPF, Cecilia Zucco. A partir de ese momento, las visiones de la realidad de aquel ámbito laboral fue modificándose, con el esfuerzo y la vocación que tanto Zucco, como otras colegas del rubro expendedor fueron asumiendo como propias.

“Los clientes llegaban para un cambio de aceite y se mostraban reacios a que yo los atendiera, porque asumían que como era mujer no iba a saber de mecánica ni de cómo se hacía ese trabajo”, expresó. Hoy en día, por las campañas y el compromiso institucional de dirigentes y trabajadores de las Estaciones de Servicio, mujeres y hombres comenzaron el camino de la igualdad, aunque todavía de acuerdo a los dichos de la entrevistada, “hay temas que deben ser resueltos”.

Es el caso de algunas tareas relacionadas con la operatoria del establecimiento, que simbolizan un prejuicio aún vigente. “Existen cosas que venimos analizando y buscando el cambio desde nuestro equipo para permitir que una mujer que trabaja en la estación realice tareas que hasta hoy solamente le están asignadas a los hombres”.

Un ejemplo que compartió Zucco, es el de un principio de incendio que se dio en una boca de expendio pocos meses atrás, dentro de una tienda de conveniencia, donde la totalidad del personal de dicho sector, eran mujeres. “El peso de los matafuegos hizo que fuera muy dificultoso para las trabajadoras, cargar y manipular el artefacto, por lo que comenzamos a implementar la idea de que los extinguidores sean reemplazados y en lugar de uno de 20 kilos, sean dos de 10 kilos, con lo cual, se adaptan a la fuerza del cuerpo de una mujer”, comentó.

Finalmente también, expresó la decisión personal en su propio negocio, que la llevó a nombrar como jefa de turno a una empleada, a pesar de la oposición de los varones que pensaban que “era peligroso para una chica tener que trasladarse de noche”. En ese sentido opinó que “la igualdad de género se debe implementar en todas las áreas de la actividad de venta de combustibles y para que esto se logre, debemos estar atentas a todo lo que sirva para aportar al objetivo”, sentenció. (Fuente Surtidores)

Web FEC  http://fec-ra.com.ar

Martín Nicolás Villa

Prensa

Federación de Entidades de Combustibles