Buenos Aires (EP) 14 de Abr. – Advierten que la industria del etanol está a punto de quedar paralizada.

La demanda se derrumbó por la brutal caída en el consumo de combustible que encima agravó problemas económicos de arrastre. Piden que se aumente el corte de las naftas al 15%.

La proyección preocupa. Si continúa el escenario económico de la cuarentena por el coronavirus, sin algún tipo de flexibilización en el horizonte, a fines de abril las plantas que procesan maíz para obtener etanol van a quedar paralizadas.

Se lo aseguró a Clarín Rural Patrick Adam, el director ejecutivo de la Cámara de Bioetanol de Maíz. “Hasta el momento, el Estado brilla por su ausencia en este tema. Estamos muy preocupados porque el sector que se está yendo a pique. Hay una caída vertical del 80% en el consumo de nafta que nos va a obligar a parar las plantas”, advirtió.

La cadena que produce etanol a partir del maíz genera unos 4.800 empleos en las provincias de Córdoba y Santa Fe, y es estratégica para agregarle valor al cereal. Produce la mitad del etanol argentino, que se usa para cortar la nafta al 12%. La otra pata del clúster del etanol está en el NOA, donde se procesa la caña de azúcar para elaborar este biocombustible. “También están en una situación muy difícil, no sé que van a hacer cuando arranque la zafra de la caña”, reconoció Adam.

El directivo de la cámara contó que las plantas más grandes de etanol de maíz, como la de ACAbio en Villa María y la de Promaíz en Alejandro Roca, están organizadas para continuar trabajando hasta fin de mes pero no van a poder seguir operando si continúa esta coyuntura. “Dicho en criollo, el problema es que no van a tener dónde poner el alcohol. Los tanques están llenos y la demanda se derrumbó”, insistió Adam.

En la planta de BIO4, otra de las grandes que está cerca de Río Cuarto, la situación es muy parecida. “Nosotros todavía estamos trabajando y vamos a poder continuar hasta fin de mes pero ya hemos desacelerado el ritmo de producción”, aseguró Manuel Ron, presidente de BIO4, en diálogo con Clarín Rural.

Frente a la encrucijada productiva que implica la cuarentena, que atraviesa a buena parte de la industria argentina, lo que reclaman desde la cámara es que se aumente el corte de las naftas con etanol del 12% al 15% y que también se descongele la fórmula que tiene “planchado” el precio en $ 30 por litro desde diciembre.

“Y esto es sólo para intentar reducir el impacto económico, porque sabemos que todo el resto del año va a ser muy difícil por las secuelas que va a dejar la pandemia”, concluyó Adam.

La Cámara de Bioetanol de Maíz está conformada por cinco plantas que tienen una capacidad instalada de 830.000 metros cúbicos anuales. Más del 90% de la producción se consume en el mercado interno, sobre todo en el corte de las naftas con etanol.

Fuente: Clarin