Buenos Aires (EP), 14 de agosto 2021. Tras haber acordado previamente con sus acreedores, muchos de ellos estacioneros que habían quedado con saldo a favor, la firma del Grupo Indalo recupera su “nave insignia”.

Recibida la conformidad de sus acreedores, la Justicia dispuso el fin de la quiebra de Oil Combustibles, a la que “fue empujada a partir de la asfixia financiera a la que fue sometida durante el gobierno de Mauricio Macri”, según informó la empresa. “Hoy podemos decir con orgullo que hemos recuperado Oil Combustibles, la nave insignia del Grupo Indalo“, señala el comunicado.

La propuesta de la petrolera fue acompañada por empresas (entre ellas un buen número de Estaciones de Servicio de la red) y bancos de primera línea, en la propuesta de pago que permitiría finalizar el proceso. Obtuvo un nivel de adhesión del 99,95 por ciento. Además, depositará un fondo de garantía sobre el remanente de acreedores en la justicia comercial. Solicitaron que el 26 de julio se expida el juzgado.

“El Grupo Indalo comienza a partir de hoy un nuevo camino -sin olvidar todo lo que pasó-, con la convicción inquebrantable de haber apostado siempre al crecimiento sustentable de nuestras empresas, sus trabajadores, proveedores, clientes, y comunidades en las que desarrollamos nuestras actividades desde hace más de treinta años”, asegura el escrito difundido por el holding que comandan Cristóbal López y Fabián de Souza.

Oil Combustibles fue constituida en 2010 para la adquisición de la Refinería San Lorenzo en la provincia de Santa Fe, las instalaciones portuarias localizadas en un lugar estratégico en la Hidrovía del Paraná, y una red de 340 Estaciones de Servicio y agros. Desde su creación y hasta fines del año 2015, la compañía desarrolló todas sus actividades operativas con absoluta normalidad.

Dictada la quiebra en 2018, la Justicia repartió la titularidad de los contratos de la red comercial de Oil, que sumaban un total de 260 Estaciones de Servicio en todo el país. Destilería Argentina de Petróleo SA adquirió 135 bocas de expendio, Delta Patagonia -licenciataria en el país de la marca Gulf- 106, y el resto pasó a manos de YPF.

“El entonces presidente Macri provocó un daño en la imagen de Oil Combustibles S.A., que le quitó porciones importantes de mercado, ya que los consumidores elegían otras bocas de expendio, reduciendo la venta y disminuyendo los ingresos. Así, varios operadores de la red de comercialización abandonaron a Oil Combustibles S.A. como parte de un plan orquestado desde las máximas autoridades del anterior gobierno”, justificaron desde el Grupo Indalo.

Fuente Surtidores