Buenos Aires (EP) 6 Nov. -Lo sostienen los índices de las consultoras FIEL y Orlando Ferreres & Asociados.

El Indec estimó la peor contracción fabril desde mayo de 2009. Mientras que el ritmo de obras públicas y privadas declinó 4,2 por ciento

El severo cambio de precios relativos que provocaron la concurrencia de fuerte devaluación del peso y suba del costo del dinero, en un escenario de consecuente pérdida de capacidad de compra de los salarios, determinaron en el noveno mes una nueva contracción de la actividad manufacturera y de los desarrolladores inmobiliarios y de obras de infraestructura en la medición del Indec, en línea con lo que habían anticipado los indicadores del Estudio Ferreres y FIEL.

En lo que se proyecta será el semestre donde se vera más concentrada la caída en la economía, los datos más duros se esperan en el trimestre más volátil en materia cambiaria, que incluye los meses de agosto y septiembre. Esa expectativa se vio en los primeros números de consultoras privadas que relevan la producción industrial, uno de los sectores que está dentro de los más golpeados.

Durante septiembre, los Índice de Producción Industrial (IPI), que hacen paralelamente la consultora Orlando Ferreres y Asociados (OJF) y la Fundación de Investigaciones Económicas Internacionales (FIEL), plantearon una caída de 8,1%% y 8,7% respectivamente.

Los analistas de ambas consultoras señalaron el retroceso en varios rubros, con OJF remarcando que la caída general en todos los sectores industriales que componen su IPI «es un reflejo de una crisis generalizada, que en mayor o menor medida alcanza a todo el espectro productivo del país». Mientras que desde FIEL se apunta a bajas en 9 de las 10 ramas relevadas.

En el acumulado anual, el IPI de FIEL se encuentra en firme terreno negativo con una caída de 1,7% respecto de los primeros nueves meses del 2017, luego de una seguidilla de meses malos que se comieron los avances medidos durante el último tramo del 2017 y los primeros meses de este año. Para el mismo período, OJF calcula la caída en producción industrial un poco más arriba que el informe de FIEL, informando un retroceso de 3 por ciento.

Entre los rubros que más bajaron en el período enero-septiembre de este año en comparación con el año pasado para el IPI de FIEL, figuran los más atados a fluctuaciones en el tipo de cambio como la metalmecánica (-7,8%) y el petróleo procesado (-6,9%).

Hacia adelante, desde OJF no esperan que la tendencia llegue a un punto de inflexión, consignando que no aguardan caída bruscas para los próximos meses, pero que «el actual contexto de caída salarial, alza inflacionaria, baja del consumo y un nivel de tasas muy elevado, no nos permite pronosticar un rebote de la actividad industrial en lo que resta del año».

Los indicadores privados plantean una expectativa alta para el número oficial del Estimador Mensual Industrial del Indec, que se dará a conocer la primera semana de noviembre.

Gentileza Infobae