Buenos Aires (EP), 24 de Noviembre 2020. De acuerdo con un relevamiento hecho por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la producción de las empresas industriales medianas y pequeñas bajó 3,6% en octubre, con respecto al mismo mes de 2019.
De acuerdo con un relevamiento hecho por la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la producción de las empresas industriales medianas y pequeñas bajó 3,6% en octubre, con respecto al mismo mes de 2019.
Las industrias presentaron un uso de la capacidad instalada de 64,9%, 2,4 puntos arriba de septiembre y levemente por encima de octubre del año pasado. En los primeros diez meses del año, la industria pyme acumula una baja anual de 17,8%.
“Como viene sucediendo, los leves incrementos interanuales en el uso de la capacidad en un contexto de descenso de la producción, se explican por el achicamiento del sector industrial frente a las necesidades de liquidez y los protocolos sanitarios”, determinó CAME.
En el último mes, hubo tres sectores que registraron subas anuales: productos de caucho y plásticos (4,4%), químicos (+2,9%) y electrónicos, mecánicos e informática (2,7%). Mientras tanto, calzado y marroquinería fue el sector con mayores pérdidas este año con -20,7%, aunque la baja se desaceleró frente a la baja anual de septiembre (-36,7%).
De acuerdo con la encuesta cualitativa a pymes industriales, los niveles de rentabilidad fueron positivos para el 44% de las empresas, un leve aumento respecto a septiembre (37,8%). Asimismo, para el 31% fue nulo y para el 22% negativo.
Sobre las expectativas, el 11,8% espera que la producción continúe bajando en los próximos 6 meses, mientras que subió el 27,8% esperan aumentos. El resto o no sabe o cree que se mantendrá igual.
Falta de insumos en las Pymes
El informe observó que una de las causas directas del bajón productivo es la falta de insumos en casi todos los sectores que frenaron su producción. “A eso se sumó que las exportaciones no repuntan y el consumo interno todavía se mueve con mucha prudencia, impidiendo ampliar el mercado”, sostuvo la entidad.
El 71% de los participantes de la encuesta, más de 7 de cada 10, manifestaron que tienen alguna dificultad para conseguir insumos. Por su parte, el 57% aseguraron que no pueden conseguir el insumo principal con el que trabajan. Aunque esta situación no es nueva, CAME insistió que “se agravó en el último mes y medio”, provocando “demoras en la producción, incumplimiento de entregas, imposibilidad de ventas y empeoramiento de la situación financiera de las empresas”.
Esta problemática surgió porque “las expectativas de devaluación lleva a que los grandes formadores de precios no vendan los insumos y materias primas especulando con un aumento del dólar, o que los vendan a un dólar más caros al oficial, o que sólo lo hagan a las empresas más grandes”, manifestó CAME. Además “piden pagos por anticipado de contado en dólares y demoran hasta dos meses en entregar los insumos”.
Fuente https://eleconomista.com.ar/