Buenos Aires (EPatagonicas) 09 de Agosto. – El CEO de la petrolera, Ricardo Darré, adelantó que venderán activos marginales para conseguir dinero y buscarán más socios para la formación neuquina.

En un impecable inglés, herencia de varios años de trabajo en Houston, el nuevo CEO de YPF, Ricardo Darré, expuso ante inversores internacionales cuál será su plan para el desarrollo de Vaca Muerta. La hoja de ruta tiene cinco puntos que parecen conducir a un solo camino: una YPF más chica, más eficiente y más focalizada en negocios que generen ganancias de corto plazo.

Darré fue el encargado de cerrar el viernes la extensa comparecencia mediante conferencia telefónica, donde tuvo que explicar, junto con el encargado de finanzas, Daniel González, los complicados resultados económicos que mostró la compañía en su balance del último trimestre, con pérdidas netas por encima de los 700 millones de pesos.

Pero a la hora de las preguntas y respuestas, las bancas de inversión buscaron precisiones sobre el futuro del negocio en Darré, que hace apenas cinco semanas asumió la compañía. Probablemente todos esperaban las respuestas de rigor. Pero no fue el caso. El nuevo hombre fuerte de la compañía, que llegó para reemplazar a Miguel Galuccio, arrojó definiciones sobre lo que viene en la principal petrolera del país y la más activa en Neuquén y Río Negro.

1- Venta de activos

Según Darré, YPF debe desprenderse de aquellas áreas que no hagan al “corazón” de su negocio. La petrolera le colgará el cartel de venta a los yacimientos que menos dinero le reporten para volcarlo a Vaca Muerta y al desarrollo de otros reservorios no convencionales. “No tenemos el capital para desarrollar todos nuestros activos”, dijo el ejecutivo.

El primer paso ya lo dio en Río Negro, donde puso en venta tres bloques y la participación en otros tres. Pero no serán los únicos. En el corto plazo se sumarían otros campos en la Cuenca Neuquina.

2- Búsqueda de socios

“Tenemos que discutir con otras compañías además de las que ya son nuestras socias”, dijo Darré. Señaló, al igual que González, que hay negociaciones para desarrollar nuevos bloques no convencionales con otras empresas. Tal como adelantó este medio, YPF busca extender el contrato de una veintena de áreas en Neuquén para desarrollar allí nuevos negocios petroleros.

3- Achicar la compañía

“Tenemos que cambiar el modo en el que trabajos. YPF tiene una historia de ser una compañía consolidada, como –la petrolera estatal rusa– Gazprom , hacemos de todo. Pero probablemente no somos los mejores en todo, tenemos que concentrarnos en lo que somos buenos”, señaló Darré. Como empresa integrada, YPF forma parte de todos los eslabones de la industria. El plan ahora es reducir esa participación a los sectores más competitivos.

4-Proyectos rentables

“Nuestros esfuerzos exploratorios tienen que estar puestos en proyectos de rápido desarrollo”, definió el CEO. Se refiere a aquellos en los que más rápido se puede recuperar dinero. Así, descartó el desarrollo de offshore –actividad marítima– o el petróleo pesado en Mendoza.

Los 3 millones de acres que posee YPF sobre Vaca Muerta no entrarán sin embargo dentro de esta categoría, a pesar de que los planes de desarrollo se miden en décadas.

5-Bajar los costos

Darré aseguró que espera que para fin de año los pozos horizontales de 18 fracturas de YPF cuesten 10 millones de dólares o menos. Hoy están por encima de los 11, aunque arrancaron arriba de los 14. La devaluación, la mejora de la tecnología y la renegociación de contratos de servicio explican la baja.

Más allá de Vaca Muerta, el tigh gas será la otra gran apuesta de la compañía. Se trata de reservorios menos duros, y más permeables, que en teoría permiten extraer el recurso a un costo más bajo que la dura roca madre. Allí, la compañía apuesta a tres proyectos con más de 70 pozos.

En YPF hacemos de todo, pero no somos los mejores en todo. Tenemos que concentrarnos en aquello en lo que somos buenos”, explicó Ricardo Darré, sobre su plan para poner en escala a la petrolera estatal.

Vaca Muerta será el proyecto prioritario de la empresa por sobre otros desarrollos como la perforación marítima o el petróleo pesado de Mendoza.