Tierra del Fuego (EP) 23 de Feb. – Sube la tensión en la industria electrónica: por baja de aranceles, la UOM amenaza con tomar las plantas en Tierra del Fuego.

El gremio advirtió que se perderán 10.000 empleos luego de la decisión del Gobierno de oficializar la quita de derechos de importación a las computadoras portátiles y accesorios informáticos. Ya se perdieron 6.000 empleos en la provincia

La quita de aranceles a la importación de productos informáticos agudizó las tensiones con los gremios de la industria. Luego de que el Ejecutivo oficializara el lunes la iniciativa, la Unión Obrera Metalúrgica amenazó con ocupar las plantas de Tierra del Fuego.

“Si tenemos que tomar las plantas lo vamos a hacer”, advirtió a iProfesional Angel Gordidllo, secretario de organización de la UOM de Río Grande. Se trata de una medida de fuerza que el sindicato no aplica desde 1995.

La provincia, en su momento favorecida por el régimen de promoción industrial, es la más afectada desde que el Gobierno anunció el año pasado que eliminaría derechos de importación a las computadoras portátiles como accesorios informáticos y de telecomunicaciones.

Según los datos de la UOM, Tierra del Fuego perdió 6.000 puestos el año pasado. Ahora temen que la baja de aranceles provoque otros 10.000 despidos. “Esperamos que sea un error porque es una locura, este gobierno es neoliberal porque va contra los puestos de trabajo”, señaló Gordillo.

El Decreto 117/2017, publicado en el Boletín Oficial, establece la quita desde ayer del arancel de 12% promedio para la importación de componentes para producir computadoras en el país, como también el arancel de 35% para la importación de notebooks, tablets y computadoras a partir del 1 de abril.

En la resolución, el Gobierno alegó que la decisión “redundará en la disminución de los costos de fabricación de diversos aparatos y equipos electrónicos, mejorando las condiciones de competitividad y productividad, y contribuyendo al aumento de la inversión productiva en el sector y de su disponibilidad en el mercado local”.

Frente a las críticas que disparó el decreto, el secretario de Transformación Productiva, Lucio Castro, aseguró este martes que permitirá bajar los precios y ratificó que el Gobierno no le va a “soltar la mano” a los trabajadores.

“Esto se va a traducir en mejorar la competitividad de todas las empresas que utilizan la computadora como un insumo básico de producción, y permitir generar más puestos de trabajo”, afirmó en declaraciones radiales.

El Ministerio de Producción anunció la semana pasada el ingreso de la empresa a Visuar, de Cañuelas, al Programa de Transformación Productiva, con una inversión prevista de $960 millones y la generación de 250 puestos, que serán cubiertos por empleados despedidos de Informática Fueguina, Alpargatas y Banghó.

Pero las primeras reacciones de las fabricantes muestran que el programa oficial sería insuficiente para contener el achique del sector. El presidente de la empresa PC Arts Argentina, que controla la marca Banghó, Carlos Suaya, señaló que la reciente medida implicará la pérdida de 500 empleos solo en esa firma.

“(Banghó tenía) 800 empleados en tres plantas muy industrializadas”, pero afirmó que se reconvertirá “a menos de la mitad cuando se termine todo el proceso, de 800 vamos a pasar a 300”, alertó.

El empresario cuestionó al Gobierno por alentar el ingreso de bienes chinos subsidiados. “Esto no es una noticia imprevista, ya nos venían diciendo hace mucho tiempo que la voluntad era mantener los aranceles informáticos a tasa cero; le quisimos explicar para que no se llegue a eso pero fracasamos, fue imposible mantener un diálogo”, sostuvo.

“De esta manera no tiene sentido tener un plantel productivo para generar algún tipo de producción frente a los equipos que vienen de China subsidiados”, explicó Suaya.

Desde que el Ejecutivo anunció el año pasado el plan “computadoras baratas”, tanto en Tierra del Fuego como en el resto del país comenzaron a desactivarse líneas de ensamblado. La participación de las computadoras producidas en el país no ha parado de perder terreno en los últimos meses.

Fuente I Profesional