Buenos Aires (EP) 24 de Agosto. – El volumen promedio país de combustibles líquidos comercializado por las bocas de expendio apenas sobrepasa el punto de equilibrio indispensable para llegar a fin de mes sin sobresaltos. Radiografía de una actividad que trata de reponerse.

La suba en el volumen a comercializar para nivelar las finanzas se encuentra explicada por el aumento de los costos operativos

Un estudio efectuado por la Cámara de Expendedores CESGAR asegura que para las Estaciones de Servicio que  operan bajo la modalidad de consignado, el punto de equilibrio es 417.000 litros mensuales. En cambio, para las de tipo contractual de reventa, el punto de quiebre a partir del cual se experimentan utilidades es de 350.000 litros.

En tanto, según un relevamiento realizado por una consultora especializada, el volumen nacional promedio comercializado entre naftas y gasoil durante el primer semestre del año se ubica en los 380.000 litros. De ambos informes se infiere que son muy pocas las bocas de expendio que alcanzan a superar el límite para llegar a fin de mes sin sobresaltos.

Si bien la cifra es diferente en cada local en función de sus costos fijos y variables, la ponderación sugiere que cada vez se necesita vender más para satisfacer los gastos operativos. Así mientras hace tres años había que despachar 300.000 litros, en la actualidad se precisa un 18 por ciento más.

En este acotado margen se encuentran la mitad de las expendedoras pertenecientes a la bandera de Shell y el 40 de Axion. De YPF el 55 por ciento se incluye en ese grupo, de Petrobrás el 30, Oil sostiene el 15 por ciento de sus bocas, Refinor el 35 y de las blancas solo el 5 por ciento logra superar el piso.

Claro que la ecuación tampoco es tan lineal ya que muchos establecimientos compensan ese faltante con ingresos provenientes del GNC y el minimarket, rubros que suman al saldo operativo y permite solventar los menos lucrativos.

CUESTIÓN DE COSTOS

En general, la suba en el volumen a comercializar para nivelar las finanzas se encuentra explicada por el aumento de los costos operativos, de los cuales el 70 por ciento corresponde a la masa salarial, que ha crecido ampliamente por encima de los precios.

De acuerdo a un documento dado a conocer recientemente por CECHA, mientras que en mayo/2010 se necesitaban 668 litros de nafta súper, en mayo/2017 hicieron falta 1.040 litros para cubrir el sueldo del mismo empleado.

Fuente Surtidores