San Juan (EPatagonicas) 13 de Noviembre. – La compañía cementera Loma Negra, que en San Juan opera la planta localizada en el departamento Rivadavia, continúa aportando al cuidado del medio ambiente con la utilización de aceites provenientes de minería metalífera para hace funcionar su horno calero.

Dentro del grupo de empresas que integran el holding de Intercement, entre ellas Loma Negra, la compañía RESICOM es la encargada de desarrollar programas sustentables y amigables con el medio ambiente y es quien traslada los residuos para dar disposición final al aceite proveniente de la actividad extractiva de alta montaña.

“El aceite no se puede tirar, hay que darle una disposición final, entonces nosotros adecuamos nuestro sistema de abastecimiento de horno para poder utilizar este aceite usado en la industria minera por máquinas viales, de carga y fijas, como combustible alternativo. Es decir que básicamente lo utilizamos normalmente en el proceso en la fabricación de cemento”, explicó Javier Zeballos, Líder Administrativo de la compañía Loma Negra para su planta ubicada en San Juan.

Personal técnico de la cementera explicó que utilizar residuos provenientes de la actividad minera metalífera posee dos grandes ventas: por un lado se da disposición final a un residuo y por otro, existe una disminución de los costos, al reducir la cantidad de gas o fuel oil que se utiliza para hacer funcionar el horno calero. “Nuestra planta está preparada para utilizar carbón, gas, fuel oil o aceites que provienen de la actividad minera. Obviamente la planta está diseñada para funcionar con gas y es justamente cuando mejor funciona todo, pero operamos con cualquiera de los otros combustibles normalmente”, explicó Zeballos. Y continuó: “Tenemos un tanque donde almacenamos el aceite que deja de usar la industria minera que posee una capacidad de 1.000 metros cúbicos, es decir, un millón de litros. La empresa trata de mantener lleno dicho tanque de manera permanente, específicamente en la época de invierno, cuando comienza la restricción de gas”.

La planta cementera recibe aproximadamente 200 toneladas de aceite proveniente de la actividad minera metalífera de manera mensual, aunque profundizaron que la cantidad de residuo que traslada RESICOM en camiones cisterna depende directamente del volumen de actividad que se desarrolle en las minas que se localizan en plena cordillera de los Andes.

La compañía explicó que su horno funciona con un quemador, un gran conducto por el que viaja el gas. A su vez, este caño posee una puntera por las que circulan distintos conductos que trasladan los diferentes combustibles. “Por un conducto va el gas, por otro el fuel oil, por otro el aceite y así, luego aparecen unas bombas que van a la caldera y de ahí se alimenta el quemador a través de dichas bombas”, explicó Zeballos.

Fuentes de la cementera explicaron que el sistema funciona a la perfección con el aceite proveniente de la minería, aunque el problema surge cuando dicho compuesto contiene una gran cantidad de agua. “El agua dentro del aceite produce enfriamiento del horno y no se alcanzan las temperaturas necesarias para el proceso. Pero cuando viene sin agua, se utiliza sin ningún tipo de problema como tipo de residuo-combustible”, concluyó el Líder Administrativo de Loma Negra San Juan.