Buenos Aires (EP) 1 de Sept. – La escalada de más de seis pesos en un día del dólar se vivió minuto a minuto en la edición argentina del Council of the Americas, la reunión anual que la Cámara de Comercio y Americas Society organizan en el Hotel Alvear.

Los empresarios le atribuyeron el salto a la falta de “un plan” por parte del Gobierno y una reacción tardía en las medidas. Cuando el Banco Central llevó la tasa al 60%, uno de los representantes del sector productivo no anduvo con vueltas: “son unos pelotudos”, dijo.

No pocos pidieron cambios de Gabinete, para oxigenar, aunque otros consideraron que no es necesario cambiar caras sino definir “qué país se quiere”, en la versión más diplomática. “Si no hemos sabido insertarnos en el mundo, competir, en los últimos cincuenta años, si ahora querés agarrar la liebre que se fue, vas a tener que correr”, ejemplificó Eduardo Eurnekian, de Corporación América, sobre la crisis actual. “La tecnología está en otro lugar, la creatividad, la competencia. Si no hacés el catch-up, vas a tener que volar. Con este dólar, cada uno se va a tener que preparar para trabajar más y ganar menos. Cuanto más creatividad se aporte, más corta va a ser la recuperación”, detalló.

Para los bancos, las necesidades de financiamiento están cubiertas “Tiene impacto político, como todos los mensajes que tuvimos hasta ahora”, agregó Eurnekian.

“Todos los que ayudaron a poner la cabeza bajo tierra como un avestruz son eso. Hiciste como el avestruz. Pusiste la cabeza bajo tierra y quedaste con el culo al aire”, remarcó. “Al Gobierno no le queda otra que pedir ayuda”. El dólar en ese momento llegaba a $40. “Hay de dejar el dólar libre y que se acomode donde se tenga que acomodar”, sostuvo el partidario del dólar alto, Cristiano Rattazzi.

En tanto, el titular de la Cámara de la Construcción, Gustavo Weiss, consideró que “hay que tener alguna medida que limite el impacto de las fluctuaciones del dólar. Pero no es un problema económico sino político. Hay que dar más certezas”. Los empresarios esperaban un mensaje claro del jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la apertura. Pero sintieron que el discurso dejó poco.

“La sequía y la caída de la actividad nos obligan a resolver nuestros desequilibrios estructurales más rápido”, dijo Peña a los periodistas y negó que existan cambios en el Gabinete. “Hay que pasar del modo financiero al productivo”, evaluó José Urtubey, de Celulosa Argentina y miembro de la UIA. “Que en el acuerdo con el FMI haya financiamiento productivo. Hoy están en peligro las cadenas de pago”. Todavía el Central de Toto Caputo no había subido las tasas. “A la industria no le sirve este dólar. Los movimientos bruscos no dan solución porque no hay precio. Quién va a pagar hoy una cuenta en la Argentina?”, agregó el empresario salteño.

Con él coincidió Daniel Funes de Rioja, de Copal. “Para nosotros lo importante es tener un dólar competitivo, no un dólar especulativo. Si no se alimenta el círculo inflación dólar y eso no sirve. Hay cuestiones que encarar más rápido para ponerse en orden. Quien tenga expectativas políticas para el año próximo no va a gobernar Disneylandia. Le va a tocar este país”.

Gentileza Patricia Valli – Subeditora de Economía y 50y50 de Diario Perfil.