Neuquén (EP), 2 de Dic 2020. Son trabajadores que cobran parte de sus salarios, encuadrados en el artículo 223 bis, que permite suspender al personal y que perciba sueldos por debajo de lo que marca el convenio del sector.

Luego del acuerdo firmado con YPF, que permitió la reactivación de la actividad hidrocarburífera en Vaca Muerta, trabajadores petroleros comenzaron a volver lentamente a los yacimientos.

En la actualidad, unos 5500 trabajadores siguen cobrando parte de su salario en sus hogares. Si bien la cifra es muy importante, dista de los 17.000 que permanecieron en sus hogares durante la buena parte de la pandemia, luego de los acuerdos alcanzados por los sindicatos del sector, que priorizaron sostener las fuentes de empleo, en momentos en que las petroleras aplicaban ajustes en sus finanzas por la baja del consumo interno de petróleo, consecuencia directa del nivel de estancamiento de la economía y un parque automotor con muy baja circulación.

Ese escenario comenzó a modificarse en parte cuando los niveles de contagio tendieron a estabilizarse y a bajar. Ahora se consume poco más del 70% del combustible respecto de los niveles previos a la pandemia. Esta mejora (en un momento ese indicador se había desplomado hasta el 20%), todavía no es suficiente para dar un margen mayor de regreso para miles de trabajadores.

La cifra de 5500 trabajadores fue adelantada por el titular del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Neuquén, Río Negro y La Pampa, Guillermo Pereyra, ante una consulta del diario LM Neuquén. “Todavía son unos 5500 los trabajadores que están bajo el 223 bis”, dijo.

“Hemos hecho un gran esfuerzo, y muchos compañeros lo siguen haciendo, en el contexto de un año en el que no hay antecedentes en la historia petrolera. Ahora la apuesta es a que se siga confirmando esta reactivación, para que empiezan a sumarse a las dotaciones en los yacimientos”, dijo Pereyra, al solicitar en paralelo la apertura de paritarias para discutir los sueldos del 2020 al gobierno nacional.

El 223 bis es el artículo de la Ley de Contrato de Trabajo que permite suspender al personal y que perciba sueldos por debajo de lo que marca el convenio del sector. Fue parte del camino que también encontraron decenas de pymes neuquinas para capear el temporal de la caída de la demanda interna, en su caso, con un contexto previo en el que también muchas de ellas arrastraban rojos financieros por la situación macroeconómica del país y la falta de financiamiento.

Luego de que los sindicatos de todo el país firmaron con las productoras, con YPF a la cabeza, un acuerdo de sustentabilidad del empleo y productividad para los yacimientos, algo reclamando por las petroleras como una condición para no aplicar recortes más severos el año próximo, comenzó la reactivación, que busca sumar más puestos de trabajo con el Plan Gas.Ar, el nuevo esquema para la producción que lanzó el gobierno nacional, y para el cual las principales operadoras empiezan a “subir” equipos de perforación.

Desde el gobierno de Neuquén prevén que para marzo habrá 24 equipos perforadores, contra los 17 de la actualidad, para acercarse a los niveles de producción y reactivación previstos para el 2021.

Fuente https://www.vacamuertanews.com.ar/