Buenos Aires (EP) 12 Nov. – Mitsubishi L200 es una pick up conocida, muy valorada, respetada, y seguida por el mercado argentino. Va por su cuarta generación (presentada en 2006) desde que se presentó en 1978. Todas las generaciones llegaron a Argentina, y vino también desde Brasil en alguna versión ¿low cost? hace unos años. Me animo a asegurar que si se hiciera una encuesta preguntando ¿cual es la pick up más “premium”?, la respuesta sería, por abrumadora mayoría, “Mitsubishi“.

Mitsubishi Argentina vende 3 versiones de L200: GLX y CR (pre restyling) y New L200 DI-D, con precios entre USD 35,500 y USD 53,900. Las dos primeras usan el conocido motor 3.2L con 181 CV, y la actual, acercándose al donwsizing, utiliza el 2.5 litros, con la misma potencia. En Europa existe una configuración con el mismo motor y 154 CV.

Esta nueva Mitsubishi L200 2019, en realidad, adopta un restyling (profundo en frente y cola) basándose en la -actual– 4a generación, en lo que será, seguramente, su última lavada de cara antes de la próxima. La nueva L200 toma los rasgos del Eclipse Cross, con un frontal macizo, robusto, hasta sobredimensionado diría, con un capot más alto y una sección mayor, con antinieblas ubicados en una posición más vertical y un paragolpes que queda algo bajo para el uso off road, más allá que cada vez menos gente utiliza estos vehículos para tal uso.

Curiosamente, la parrilla relega protagonismo (en una época en que las automotrices, en general, la profundizan), y ahora es más sutil, más elegante. Trazos -bien- cuadrados, con ópticas con tecnología LED. Atrás se pasa al mundo del tradicionalismo en pick ups, con ópticas grandes y verticales, y también, un estilo más angular. Atractiva. Contemplando ambos sectores, parecería que se trata de una L200 completamente nueva, pero, cuando miramos su perfil, notamos que “la base” es la misma. De todos modos, en este sector, resaltan los pasarruedas cuadrados que le confieren un aspecto más robusto.

En el interior, los cambios son menores (al menos respecto al exterior), con nueva consola central, volante, y otros cambios menores. En cuanto a equipamiento, sin ser destacable, adopta algunos elementos en seguridad, como Alerta de Tráfico Cruzado, Detección de Angulo Muerto, Forward Collision Mitigation y poco más; poco para las tendencias actuales, aunque más razonable siendo una pick up. Otra novedad radica en la caja AT, ahora de 6 relaciones y Mitsubishi asegura haber mejorado su tracción, adoptando también 4 modos (Grava, Nieve, Arena y Roca).

La nueva Mitsubishi L200 llegará a los concesionarios ya en 2019, y no descartamos su presencia en Argentina hacia el segundo semestre, teniendo en cuenta que la versión local llega de Tailandia, y allí estará esta nueva variante. No hay novedades en cuanto a motorización; seguirá el eficiente 2.5 litros, con 154 CV y 180 CV. Mitsubishi, creo, ha descuidado el mercado argentino, a pesar de la gran reputación (merecida) de sus productos. La nueva L200 tendrá sus adeptos que estarán esperándola, aunque claro, no llegará a pelear “el campeonato” con Hilux, Amarok, Ranger, y tampoco con S10 y Frontier, aunque por razones ajenas a la propia pick up.

Gentileza Automotiva