Buenos Aires (EP), 14 de Ene 2021. Actualmente hay más de 4.000 vehículos eléctricos e híbridos circulando por las calles de nuestro país. De acuerdo al último compromiso adoptado por el Gobierno ante el Acuerdo de París, hacia el 2030 se aceleraría la incorporación de estos rodados. En este sentido, las bocas de expendio deberán reconvertirse.

Según publicó SIOMMA (empresa líder en Latinoamérica en Inteligencia del Mercado Automotor), entre el 2019 y el 2020 se incorporaron 3.961 vehículos completamente eléctricos o híbridos al parque automotor local.

En total, son 23 los modelos que están homologados y circulando en las calles del país.

Roberto Stazzoni, especialista de producto y responsable vertical para los sistemas de recarga de ABB, calcula que en 2018 se vendieron unas 60 Kangoo eléctricas (único modelo homologado eléctrico enchufable durante ese año) en Argentina, por lo que el número de estos rodados de bajas emisiones llegaría, hasta el 2020, a 4021

El dato más interesante es el salto que se dio en estos últimos años. En 2019, estima SIOMMA se vendieron 1.548 rodados eléctricos e híbridos. Pero en 2020 hubo un incremento del 53,9 por ciento: se llegó a los 2.383.

En esa línea, Stazzoni observa un futuro promisorio, no sólo por la venta natural de vehículos que pasan a ser más competitivos y eficientes que los de combustión interna, sino por un apoyo claro que se está viendo por parte del Gobierno argentino.

El directivo de ABB destaca el último trabajo realizado por las autoridades del ministerio de ambiente en el cálculo Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por su sigla en inglés) de CO2 equivalente

Se trata del compromiso asumido en el Acuerdo de París donde se declaran las políticas que se tomarán a futuro para evitar el avance del cambio climático, ya sea reduciendo emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) o adaptándose a los impactos producidos por ese fenómeno.

La nueva propuesta, presentada en diciembre del 2020, es más ambiciosa que la última que se había entregado ante la ONU. Ahora se pretende reducir al 2030 un 25,7 por ciento más de emisiones de CO2 equivalentes respecto al anterior ejercicio. Es “una disminución total del 19 por ciento de las emisiones hacia 2030 en comparación con el máximo histórico de emisiones alcanzado en el año 2007”, explica el documento.

“Los números son buenos. Esto va a tener que demandar un viraje hacia la movilidad sostenible, en particular la eléctrica”, resalta Stazzoni, en diálogo con surtidores.com.ar.

La intención del Gobierno es avanzar en un “etiquetado de eficiencia energética de vehículos, promoción de colectivos con energías alternativas, promoción de vehículos livianos con tecnologías de bajas emisiones (híbridas o eléctricas), renovación de la Flota de Colectivos (Euro 3 a Euro 5) y promoción de la movilidad activa”, precisa la propuesta.

“Si bien las acciones que incluye el plan en una primera lectura no son suficientes para una descarbonización drástica del transporte, en línea con los objetivos de reducción de las emisiones, esto despierta muchas expectativas, y habrá que trabajar duramente para llegar alcanzarlos”, indica el directivo de ABB; al tiempo que recuerda que el transporte en Argentina explica el 13,8 por ciento de las emisiones totales de CO2 equivalente.

Cabe destacar que la propuesta también tiene como objetivo llegar al 2050 a ser carbonos neutrales. Eso significa que se deberá reemplazar prácticamente toda la flota de transporte actual por uno de emisiones nulas o muy bajas.

Según datos oficiales, el parque automotor argentino es de 14 millones de vehículos, de los cuales 10,6 millones son automóviles, 2,6 millones utilitarios livianos, 678 mil son camiones de carga y 84 mil son buses para transporte de pasajeros.

En 2019 se consumió en el país un 39 por ciento de gasoil, un 36 por ciento de nafta, un 12 por ciento de gas natural, un 9 por ciento de biocombustibles y un 4 por ciento de otros combustibles.

EL ROL DE LAS EXPENDEDORAS

En este cambio sobre el transporte, Stazzoni señala que “las Estaciones de Servicio van a ser protagonistas con respecto a la carga rápida de vehículos eléctricos, ampliando su oferta de servicios de recarga en poco tiempo para que la movilidad sostenible sea una realidad en el país”.

Cabe señalar que de a poco las bocas de expendio están adoptando este rol. Si bien muchas petroleras han instalado surtidores eléctricos, fueron pocas las que colocaron los de carga rápida, que son los que las diferenciarán de puestos de carga que pudieran ofrecer shoppings, centros comerciales o estacionamientos, quienes también se incorporarán a este negocio.

Fuente https://surtidores.com.ar/