Neuquén (EP) 26 de Feb. – Las operadoras con actividad en la provincia de Neuquén siguen de cerca las derivaciones del caso Sapag pero eligen no expresarse al respecto. Temen que la investigación “salpique” a Vaca Muerta.

La revelación periodística del diario español El País que da cuenta de una presunta maniobra del exgobernador Jorge Sapag y su ministro de Energía, Guillermo Coco, para intentar abrir dos cuentas bancarias en Andorra, uno de los paraísos fiscales del mundo financiero, tiene ocupada a la industria petrolera nacional. Las operadoras con base en Neuquén siguen de cerca la evolución del caso pero prefieren no opinar al respecto.

El documento de la Banca privada d’Andorra (BPA) asegura que no aceptó el pedido de apertura por sospechar que el dinero, unos 5 millones de dólares, provenían de “comisiones y regalías originadas por las intermediaciones en las renegociaciones de las concesiones (petroleras)”. Es decir supuestos sobornos. Esto significa que sí existió delito hubo, al menos, dos partes involucradas: el que pagó y el que cobró.

En los pasillos internos de la industria petrolera no son pocos los que se encogen de hombros cuando se menciona la investigación. Saben que cualquiera sea el destino del caso -ahora en manos del ministerio público fiscal neuquino- salpica al millonario negocio de los hidrocarburos y pone en el centro de la escena el megadesarrollo de Vaca Muerta, donde operan la mayoría de las principales petroleras del mundo.

“Estamos siguiendo el caso y sus derivaciones con detenimiento. Relevamos todo lo que se publica y lo reportamos a nuestra central en Buenos Aires”, comentó una fuente que pidió reserva de su identidad.

Tanto Sapag como Coco fueron jugadores con peso en la industria petrolera nacional y cosecharon casi por igual respeto y desprecio. El enfrentamiento más recordado fue con el ex CEO de YPF, Miguel Galuccio, con quien trabaron un arriesgado juego de equilibrios que necesitó de la intervención directa de la Casa Rosada para superar las diferencias.

El ejecutivo de la petrolera nacional nunca vio con buenos ojos la creación de la empresa provincial GyP y apostaba por una política energética con visión nacional que no dependiera de los mostradores provinciales.

Casi en un minucioso análisis de contenidos, algunos operadores de las compañías señalan que los documentos publicados por el medio español tienen carácter de verosímil. Es decir que podrían aludir a un hecho concreto. Pero también sospechan de la linealidad de los acontecimientos. Les resulta extraño el grado de exposición directa que la nota periodística traza entre la maniobra y el exgobernador.

Pese a que el período que se investiga nada tiene que ver, por lo menos directamente, con los desarrollos no convencionales puede terminar por mancharlo y se sabe que el proyecto Vaca Muerta es central para el presidente Mauricio Macri. Esta relación abre otra línea de daños colaterales: el vínculo entre el gobernador Omar Gutiérrez y el gobierno nacional que, ante pruebas más contundentes, optó por soltarle la mano al subsecretario general de la Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, quien ocultó una cuenta con 1,2 millones de dólares en la misma entidad bancaria.

Desde las compañías se relevan todas las derivaciones que toma la causa, pero no se hacen declaraciones o análisis sobre la nota publicada por El País.

Gentileza Diario Río Negro