Buenos Aires (EPatagonicas) 03 de Dic. – A pesar de que el neuquino Guillermo Pereyra no convocó a su comisión, el oficialismo impuso su mayoría para firmar el dictamen y lo llevará al recinto el 9 de diciembre. “El país no va a perder nada, va a ganar”, garantizó el santacruceño Pablo González.

El Frente para la Victoria impuso su mayoría en el Senado para firmar el dictamen favorable sobre la creación de la empresa estatal Yacimientos Carboníferos Fiscales, y lo votará en el recinto el 9 de diciembre.

El oficialismo consiguió avanzar con el proyecto a pesar de que Guillermo Pereyra (Movimiento Popular Neuquino) no convocó a la Comisión de Minería, Energía y Combustibles, una de las que entendía en el tema.

Así fue que el dictamen sólo fue firmado por los senadores del Frente para la Victoria que pertenecen a las comisiones de Minería y de Presupuesto y Hacienda, que en rigor era la cabecera del debate.

“Tenemos quórum en ambas comisiones. Estamos actuando con total claridad, transparencia y legitimidad”, aclaró el jefe del bloque K, Miguel Pichetto, al ratificar la validez de la convocatoria, ante la ausencia de la oposición.

El proyecto fue defendido enérgicamente por el senador Pablo González, quien fue electo vicegobernador de Santa Cruz, provincia donde se encuentra el yacimiento de Río Turbio, donde operará la nueva empresa estatal.

“(La ley) apunta a darle sustentabilidad a la producción”, enfatizó González, y lamentó la ausencia de Pereyra, quien además es titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa.

En referencia al encuentro que el neuquino mantuvo este martes con el futuro ministro de Energía, Juan José Aranguren, el oficialista advirtió que “el CEO de la Shell le dice que esta ley les va a hacer perder plata” cuando en realidad “el país no va a perder nada, va a ganar”.

En este sentido, González alertó que la oposición “debió haber pensado que los cinco mil millones de pesos” que, aseguraban, les costará la empresa, “es el mismo monto que el paquete accionario de la empresa”, que en efecto corresponde a esa cifra.

“Las recetas neoliberales nos causan pánico”, disparó el santacruceño, y aprovechó para cargar contra el futuro ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, al recordar que es uno de los titulares de cuentas no declaradas en el HSBC.

La reunión comenzó con la exposición de Cristian Oliva, representante de ATE, quien destacó la creación de la empresa estatal como un “hecho histórico”. “Hace 22 años que Río Turbio ha estado privatizado y se desguazó la empresa”, dijo.

“Nuestra vida depende del yacimiento”, aportó Oscar Sánchez, de APS, y remarcó que la ley “le da un marco jurídico a la empresa privatizada en los ‘90”, aunque consideró que con el nuevo gobierno “la pelea va a ser más dura”.

Atanasio Pérez Osuna, interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio e intendente electo de esa localidad, destacó que “esta ley tiene futuro” porque “tenemos carbón para más de 300 años”.

También criticó a “los senadores que sin conocer el yacimiento dicen que es deficitario”, y ponderó que los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner invirtieron “más de cuatro mil millones de pesos” en la mina.

De la reunión también participaron el secretario de Energía de la Nación, Jorge Mayoral, y Roberto Baratta por el Ministerio de Planificación.