Buenos Aires (EP) 17 de Agosto. -El edificio central del ACA, con su expendedora YPF junto al Museo y la estructura ubicada en el Barrio de Palermo, está incluido entre los puntos claves del trayecto obligado para las excursiones que los visitantes extranjeros realizan por Buenos Aires.

La sede central del Automóvil Club Argentino, ubicada en la Avenida del Libertador Nº 1850

El pasado 10 de agosto, el Boletín Oficial de la República Argentina publicó  el Decreto Presidencial referido al  Registro del Ministerio de Cultura, por el que se propone declarar como monumento histórico nacional al edificio de la sede central del Automóvil Club Argentino, ubicado en la Avenida del Libertador Nº 1850, entre las calles Tagle, José Pagano, y Pereyra Lucena, y los elementos muebles tótem Identificatorios, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El texto firmado por el Presidente de la Nación Mauricio Macri, en concordancia con el Ministro Pablo Avelluto y el Jefe de Gabinete Marcos Peña, reconoce a la totalidad del edificio central de la tradicional institución, e incluye a la Estación de Servicio que al igual que otras 85 expendedoras en todo el país, levantan la bandera nacional de YPF, que fuera creada en 1942.

Los encargados del Departamento de Prensa del ACA, compartieron con surtidores.com.ar, su orgullo por la gravitación que la institución tiene en la historia y la actualidad del automovilismo y la vialidad de la Argentina, como así también en la estructura de servicios que en cada localidad del país ofrece a los viajeros, a nivel combustibles, turismo y auxilio mecánico.

La distinción del Poder Ejecutivo Nacional, se justifica en que “la sede simboliza el desarrollo que había alcanzado el Automóvil Club Argentino desde sus modestos comienzos y el impulso que había cobrado el transporte en todo el país, vinculado por un incipiente sistema de rutas nacionales y provinciales, que facilitaban el turismo”.

“Por decisión del Gobierno, nuestra Sede, que también compone la Estación de Servicio que aún con 75 años de antigüedad, continúa manteniendo una ingeniería de características futuristas, construidas por el Ingeniero Antonio Vilar y el Arquitecto Vidal”, informaron. Es en esta boca de expendio, además, ya funcionan los primeros surtidores eléctricos.

Asimismo destacaron la relación del ACA con las glorias del automovilismo de competición y su relación directa con la marca YPF, que de la mano de Fangio, Reutemann y otros pilotos recorrieron las pistas de las ciudades más importantes del mundo.

Por ello, el Museo ubicado en el piso de arriba de la Estación de Servicio, muestra al público entre sus objetos más preciados, las históricas cupecitas del TC, como el bólido de Formula 1 de Juan Manuel Fangio y el monoposto del Lole. Además de la patente número uno, que lucía Dalmiro Varela Castex, en el primer automóvil que circuló por las calles de la Capital Federal, como dos primitivos surtidores de nafta de los primeros años del siglo XX.

Vale recordar que la expansión de la esfera estatal en los años treinta adoptó frecuentemente la forma de una articulación de los aparatos del Estado con las asociaciones representantes de intereses particulares. En ese marco, en 1936 el ACA firmó con YPF un provechoso convenio de exclusividad para la venta de los productos fiscales, gracias al cual construyó más de 90 Estaciones de Servicio entre 1937 y 1955.

Muchas de ellas, han sido modernizadas, otras cerradas y muchas otras, mantienen las características originarias y fueron puestas en valor por los municipios a los cuales pertenecen. Es el caso por ejemplo del establecimiento de la localidad de La Falda en Córdoba, que se erige entre los cerros del Valle de Punilla como centro neurálgico de la región. Otra es la de la Ciudad de Concordia en Entre Ríos y Puerto Pirámides en la Península Valdéz.

Fuente Surtidores