Paraguay (EPatagonicas) 20 de Mayo. – La crisis de corrupción que sumió a Brasil en los últimos meses aceleró el proceso de desinversión regional de Petrobras, cuyas intenciones son reducir los activos no estratégicos de la compañía para enfocarse en la exploración de hidrocarburos fronteras adentro y mejorar su contabilidad.

Meses atrás la Dirección Ejecutiva de la petrolera aprobó el plan por un valor total de 13.700 millones de dólares divididos entre las áreas de exploración y producción locales y en el extranjero. En ese contexto mucho se habló acerca del desprendimiento de sus participaciones en la región.

Petropar

El ministro de Industria y Comercio de Paraguay, Gustavo Leite, ratificó que en los círculos financieros se maneja un documento que afirma que Petrobras se despojaría exclusivamente de sus instalaciones en Uruguay y Chile.

“Tenemos conocimiento de un documento confidencial donde se pusieron en oferta los activos de Petrobras en Chile, Uruguay y Paraguay; pero la empresa dice que no pasa nada y que seguirán invirtiendo en el país. Hay que dejar de mentir”, expresó indignado el funcionario.

Leite adjudica la decisión de Petrobras a la vigencia de dos polémicos decretos Nº 2999 y 3324, que restringen en un cincuenta por ciento la importación de la nafta virgen, nafta 85 octanos y el gasoil común; que ahogaron, literalmente, no solo a Petropar sino al resto de los emblemas que aseguran que sus márgenes de ganancia cayeron prácticamente a cero.

En Paraguay Petrobras posee 178 estaciones y 91 tiendas de conveniencia; en Uruguay tiene a cargo la distribución de gas natural y bocas de expendio; mientras que en Chile cuenta con una red de más de 270 modernas estaciones de servicio. En Argentina, sus principales activos son la refinería de Bahía Blanca, que procesa 31.000 barriles por día y más de 250 puntos de venta embanderados.