Buenos Aires (EPatagonicas) 09 de Septiembre. – La Senadora nacional por la provincia de Mendoza, Laura Motero, reclamó a través de un Proyecto subsidiar el impuesto a los combustibles a empresas que transporten mercaderías, cuyo destino sea la exportación, desde regiones que se encuentren ubicadas a más de cuatrocientos kilómetros del Puerto de Buenos Aires.

El importante incremento en los precios de los combustibles líquidos ocurrido a partir de la crisis económica y financiera internacional de finales de 2007, provocó un sistemático deterioro de la competitividad externa de las economías regionales, por el creciente peso del costo de transporte en la ecuación económica de cada uno de sus negocios.

Esta situación impulsó a la Senadora nacional por la provincia de Mendoza, Laura Montero, a presentar un Proyecto de Ley por el cual propone mitigar la influencia negativa en las exportaciones de los productos de la economías regionales, sobre todo en el caso de los que se envían con escaso valor agregado.

“La reducción de las exportaciones se ha traducido, en la mayoría de los casos, en excedentes de producción que no han podido ser colocados en el mercado interno y que han afectado los precios que reciben los productores”, explica la legisladora.

Por esta razón, considera que debería agregarse entre las exenciones que plantean las Leyes correspondiente al Impuesto a las Transferencias de Combustibles y la del Impuesto al Gas Oil, el gravamen que pesa sobre el combustible utilizado para transportar las mercaderías consolidadas en localidades que se encuentre a una distancia superior a los cuatrocientos kilómetros del Puerto de Buenos Aires y que tengan como único destino la exportación.

Montero reclamó que la modificación sea incorporada como inciso c) del art. 6 de la Ley No 26.028, texto ordenado en 2005. Asimismo sugirió a la Administración Federal de Ingresos Púbicos (AFIP) que establezca los mecanismos necesarios para la aplicación de la presente ley.

Días atrás, la parlamentaria también había presentado una iniciativa por cual planteó modificar las alícuotas del Impuesto a los Combustibles según el precio de comercialización de modo de beneficiar a las localidades más alejadas de los centros urbanos.