Buenos Aires (EP), 01 de septiembre 2021. Metalúrgicos aseguraron que los precios de fábrica se encarecen afuera de los portones por la multiplicidad de impuestos nacionales y subnacionales. Si bien reconocieron la ayuda del Gobierno en pandemia, piden un esfuerzo del Estado para darle achicar precios y mejorar el consumo.

Industriales alertaron que los precios finales de los productos se encarecieron ante la «fuerte presión impositiva», y señalaron que ese impacto hundió aún más el poder de consumo de la población. Ante este escenario, pidieron una estrategia para reducir la multiplicidad de los impuestos para beneficiar a la producción nacional.

El presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima), José Luis Ammaturo, advirtió que «hoy se conjugan altos impuestos y una población con bajos ingresos», y dijo que «adquirir cualquier producto realmente cuesta mucho» al señalar que «no es solamente porque salen caros de las fábricas, sino que se encarecen una vez puertas afuera».

En este sentido, el empresario metalúrgico sostuvo que «el esfuerzo de todas las partes de la industria, que lo han hecho con creces para soportar esta pandemia, ahora lo tiene que realizar el Estado para bajar esa presión impositiva».

«Necesitamos un esfuerzo del Estado para bajar la presión impositiva», afirmó Ammaturo, quien además es integrante de la Junta Directiva de la Unión Industrial Argentina, al alertar que en la actualidad «un auto tiene más del 50% de impuestos», mientras que «en alimentos está en un 40%». «Los impuestos argentinos pasaron el límite de lo accesible», sostuvo.

Ammaturo subrayó que «los industriales o los comerciantes no producen la inflación», y culpó a los impuestos de provocar que «los productos salgan más caros». Allí apuntó contra la superposición de los impuestos nacionales, como el IVA y Ganancias; los provinciales, principalmente Ingresos Brutos; y las tasas municipales, a las que calificó de impuestos por estar ligadas a las ventas.

«Si uno produce en Buenos Aires y se vende en Córdoba, paga en las dos provincias. Se impone en todas las transacciones, por cada mano que pasa el impuesto se va incrementando y llega al usuario final con valores del 10% al 20%», alertó.

Devaluación más impuestos

El presidente de Camima también se lamentó por la conjugación de devaluación más impuestos: «sumado a que la moneda Argentina va perdiendo valor, hay una carga impositiva que encarece todos nuestros productos».

«Los impuestos hacen que nuestros productos salgan todos más caros, entonces todo nos cuesta mucho más, desde un par de zapatos hasta un auto», aseveró y dijo que «el mercado interno se deprime porque los consumidores no pueden comprar la cantidad de bienes que podrían comprar ya que tienen que pagar gran parte en impuesto».

Ammaturo aseveró que las fábricas nacionales «puertas adentro son altamente productivos, pero los impuestos encarecen en todo», y resaltó que «si hay una reducción impositiva, habrá una reducción de precios directa», al señalar que «los impuestos son directos a los precios».

En cuanto a la situación de la pandemia, Ammaturo reconoció que «hubo una ayuda del Estado bajando las tasas», que evitó «un colapso económico», y reconoció que «se permitió cambiar cheques, acceder a préstamos accesibles», aunque alertó que esa situación «se está terminando».

El empresario pyme metalúrgico destacó que desde la UIA «están trabajando para bajar no solo la cantidad de cargas sino la cantidad de regulaciones que tiene las pymes» al señalar que «cuando es excesiva la presión impositiva, complica y mucho».

Fuente: BAE Negocios