Mendoza (EP), 1 de Dic 2020. Cercanos a despedir un año que nos ha dejado más amarguras que alegrías, sumidos en una pandemia que nos provocó no solo trastornos de salud y psicológicos sino que, afecto y muy fuertemente la actividad económica y productiva, muchos ponen sus esperanzas de que el que viene, sea un año mejor, más provechoso y que presente oportunidades laborales. En Mendoza, claramente, los proyectos de Portezuelo del Viento y Potasio Río Colorado son los que marcan el futuro en este sentido.

Miguel Ponce el titular del gremio de la construcción (UOCRA) señaló a Jornada “Son dos obras que realmente anhelamos se concreten creo que Portezuelo estaría siendo la más grande dado el proyecto menor de Potasio pero igualmente en el actual contexto laboral sigue siendo muy importante. En Portezuelo la mano de obra no bajará de las 3500 personas mínimo, es importantísimo para la situación complicada que vivimos en la provincia donde tenemos entre 7 y 8 mil compañeros desocupados”.

“La cantidad de puestos de trabajo habla de la importancia de ambas. Esperamos y le pedimos al gobierno nacional que apruebe y no se oponga a la construcción del dique y ojalá que el partido Justicialista provincia apoye con fuerza la concreción de esto”, dijo.

En relación a Potasio indicó que “ha quedado sujeta a que la provincia consiga un socio para la explotación creemos que eso se va a dar el año que viene por lo que estamos esperanzados en estas obras que son tan importantes junto a las otras que fueron aprobadas en el Presupuesto provincial. Esperamos una mejora y creemos que el año que viene se va a dar todo esto”.

Mientras tanto, Juan Carlos Ortiz secretario general de Aoma, gremio que nuclea a los trabajadores mineros, sobre Portezuelo señalo a Jornada que el ambicioso proyecto reactivaría indirectamente a la actividad minera. “Aseguraría la actividad a las cementeras y si se cumple con la proyección de la empresa China asociada serían 20 mil los puestos de trabajo lo que tendría un impacto tremendo en el mercado laboral por lo que hay que tratar de esto se haga por todos los medios. Si pedimos que, como se dijo, se respete la contratación y el compre local”.

Acerca de la reactivación del Potasio Río Colorado remarcó que “a pesar de ser una iniciativa en menor escala que la original igualmente es muy buena para el sector. Beneficiaría a varios sectores de Mendoza ya que hoy quienes usan ese producto están pagando U$D 400 la tonelada. Crearía unos 1500 puestos de trabajo iniciales para arrancar con el proyecto de los que luego, puros para la minería, continuarían unos 250 más los indirectos que podrían ser cerca de mil. Reiteró aquella frase con la encabezó una solicitada en medio del debate minero “Señores políticos, queremos trabajar”.

Al retomar el viejo debate sobre la actividad minera sostuvo “creo que el gobierno debería iniciar una fuerte campaña de esclarecimiento para el ciudadano medio que quedó encerrado entre las dos posturas: los anti y los pro mineros. Explicarles que la minería bien hecha no contaminas, que crea múltiples puestos de trabajo y que paga buenos sueldos. Hay que explicarle a la gente cómo es la minería”.

Por su parte, Pablo Magistocchi Titular de la empresa provincial de Energía, Emesa, consultado por Jornada sobre la expectativa de estos dos grandes emprendimientos dijo “Portezuelo es un aprovechamiento multipropósito que sirve para regular caudales en el Río Grande, el mayor caudal de Mendoza, para almacenamiento de agua, generación de energía, turismo y mitigación futura del cambio climático. Es el proyecto hidroeléctrico más gran de la provincia. El espejo de agua y el embalse van a ser los mayores de la provincia. En en el río Grande duplica el sistema de transporte eléctrico en 220 kw. Este proyecto lo extiende, lo duplica en tamaño y beneficia a Malargüe que pasará a tener múltiples ingresos de electricidad. Desde el punto de vista eléctrico este proyecto mejora considerablemente toda la infraestructura de potencia eléctrica de la provincia”.

Explicó que “como consecuencia de la construcción del proyecto, la empresa está trabajando para concatenar una serie de obras hidroeléctricas para recuperar el circuito que Mendoza supo tener, siempre una en construcción. Para ella hay que tener una cartera de proyectos lo que implica tener un proyecto en prospección, un proyecto en estudios básicos, uno en licitación y uno en construcción. Se está retomando ese circuito en estos momentos EMESA además de llevar adelante la licitación de Portezuelo está trabajando en El Baqueano y en el Cordón del Plata. La idea es tener cada cinco años el inicio de una central nueva y que estas grandes obras de ingeniería le sirvan a la provincia como motor económico, una inversión en infraestructura paralela a la que inversión de infraestructura pública tradicional que habitualmente se aprueban en el Presupuestos anuales”.

Finalmente, Gustavo Miras presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Minería, Agricultura, Ganadería y Turismo de Malargüe ante la consulta de Jornada acerca de Portezuelo del Viento y la recuperación de los activos de la minera Potasio Río Colorado expresó “Hoy hay una nueva esperanza no solo en Malargüe sino en todo el sur mendocino con el desarrollo de la ex Vale sobre todo porque nuevamente este proyecto va a generar mano de obra genuina y puede ser destinado a un parque provincial petrolero lo que a su vez también generaría mano de obra directa”, sostuvo.

Sobre Portezuelo señaló que “desde Malargüe la posición es que la licitación debe seguir y no se deben interponer nuevos proyectos como es el trasvase del rio Grande al Atuel. Sabemos que es un proyecto necesario para los regantes del Sur, habrá que dar la discusión, pero creemos que no es el momento, no es el tiempo, es totalmente extemporáneo generar un conflicto en el medio de una licitación internacional lo que no da seguridad ni garantías jurídicas a la provincia frente a las empresas que se presentan en estos procesos. Tenemos que mantener esa legitimidad que tiene la provincia en cuanto a la seriedad jurídica.

“Portezuelo es un proyecto que va a generar unos 5 mil puestos de trabajo de manera directa y otros dos mil indirectos en un proceso que durará aproximadamente en cinco años. Es un gran desarrollo que va a generar especialmente en el sur, en las grandes empresas y a toda la provincia. Lo tenemos que defender entre los tres departamentos, no hay que tomar decisiones aisladas o que beneficien a uno u otro departamento sino que debemos de mantenerla postura que hoy está sobre Portezuelo y avanzar sobre los tratado que hay que hacer con las provincias que componen el Coirco para que esta licitación queda terminada”, señaló.

“Además, dejamos en claro que en Malargüe estamos trabajando para desarrollar la minería metalífera. No hemos renunciado al desarrollo de esa actividad tan noble que genera muchos puestos de trabajo y regalías a la provincia”.

“Estos proyectos siempre están atacadas por otros departamentos de nuestra provincia y este es el punto que debemos acordar entre los mendocinos que es lo que queremos para Mendoza, si una Mendoza rica donde no encuentre a todos unidos trabajando o una Mendoza pobre donde algunos obtengan beneficios sobre todos políticos esas mezquindades que se ponen sobre los intereses generales de la población. Por lo tanto, Malargüe necesita desarrollar la minería metalífera, necesita volver desarrollar la ex Vale y necesita seguir avanzando con Portezuelo del Viento, la mega obra que viene a generar fuentes de trabajo y nuevas energías que producirán regalías para roda la provincia que deben ser destinadas a otras obras que sigan generando recursos genuinos”, afirmó con fuerza.

En la vehemencia puesta al final de la entrevista por Miras está quizás la clave de la urgencia que los trabajadores, empresarios y vecinos del sur muestran a la hora de que uno de estos proyectos arranque de una vez por todas para poder trabajar.

Lo están esperando desde hace años, y, realmente lo necesitan.

Fuente https://jornadaonline.com/