Santa Cruz (EP) 7 de Ago. – Según Moody’s podría tener problemas para pagar $280 millones en noviembre. Su liquidez alcanza sólo para cancelar el 20% de ese monto

Los coletazos de los Cuadernos-Gate siguen azotando al mundo corporativo. Las compañías investigadas podrían estar no sólo en problemas judiciales por el pago de coimas para la obra pública, sino que además podrían ingresar en un círculo vicioso donde esta situación les haga insostenible los próximos vencimientos de deuda.

La calificadora Moody’s Investors Service habló sobre el impacto de esta mega causa sobre un par de empresas emblema que ellos mismos califican. En la mira de la agencia están Electroingeniería SA (“Ca estable”), una empresa argentina de ingeniería y construcción, y Albanesi SA (“B2 estable”), una compañía de generación de energía: ambas tienen ahora “crédito negativo” (o sea perspectivas no positivas) “porque tienen un claro riesgo reputacional que puede distraer la gestión de las operaciones cotidianas”. “El proceso también podría debilitar la liquidez de ambas compañías aumentando su riesgo de refinanciamiento”, acota.

El proceso también podría debilitar la liquidez de ambas compañías al aumentar su riesgo de refinanciamiento de la deuda. La orden del juez federal Claudio Bonadio incluyó el arresto del vicepresidente y accionista minoritario Gerardo Ferreyra de Electroingeniería y gerente de negocios comerciales Jorge Neira, así como el presidente de la junta directiva de Albanesi, Armando Losón.

Electroingeniería tiene una larga trayectoria en la realización de proyectos de obras públicas. “La compañia puede enfrentar serias limitaciones de liquidez debido a su alta dependencia de fuentes externas de financiamiento para cubrir el efectivo de trabajo y las necesidades básicas de gasto de capital”, dice Moody’s.

El riesgo reputacional de la orden del juez aumenta el riesgo de que Electroingeniería tenga problemas para refinanciar sus vencimientos a corto plazo, incluyendo $280 millones (algo así como u$s10 millones) en amortización de su principal título no garantizados con vencimiento en noviembre de 2018, según la agencia.

También detalla que el efectivo de Electroingeniería y valores negociables a diciembre de 2017 representaron solo el 19% de los vencimientos durante 2018. “En este momento, no está claro si las investigaciones podrían llegar a los proyectos de Electroingeniería ya en marcha”, acotan.

No es la primera vez que Electoingeniería coquetea con un incumplimiento de pagos. En noviembre del año pasado, la compañía ya se había demorado en el pago de una Obligación Negociable por $300 millones.

Con respecto a la otra compañía investigada que está calificada por Moody’s, señalan que la liquidez de Albanesi es adecuada hoy en día, pero la compañía enfrenta vencimientos de deuda a corto plazo que pueden necesitar ser refinanciados.

La compañía tiene planes de expansión en el próximo dos años que requerirán acceso recurrente a nuevos financiamientos. Los proyectos actuales incluyen una expansión de 275 megavatios en capacidad instalada en las centrales eléctricas de Ezeiza y Maranzana para comenzar operaciones en 2020.

Mientras tanto, Albanesi y Electroingeniería anunciaron medidas iniciales para intentar contener el impacto de las investigaciones en sus operaciones. Las compañías colocaron ejecutivos implicados con licencia temporal.

Gentileza I Profesional