Buenos Aires (EP) 04 Feb. – La mayor retracción fue en el sector privado, donde solo creció la cantidad de trabajadores en casas particulares. Industria y comercio, con menos puestos

El miércoles se dieron a conocer los datos del Sistema Integrado de Previsión Argentino (SIPA) para el mes de noviembre de 2018. Los resultados fueron lapidarios: hubo 38.100 trabajadores registrados menos que en octubre de ese año y 172.200 por debajo de la cifra del onceavo mes del año anterior.

Es decir, la baja intermensual fue del 0,3% y de 1,4% año contra año, en términos desestacionalizados.

Debido a la profunda recesión económica y las perspectivas negativas de contratación que anuncian las empresas que participan del relevamiento que conduce la Secretaría de Trabajo y Empleo, cuando en febrero se den a conocer las cifras para todo 2018, no se alcanzará a revertir ese rojo.

Lejos del 12,3 millones de trabajadores en el sistema que se detectaron en el pico de la gestión de los últimos tres años, los números se amesetaron en enero de 2018 y vienen en franca caída desde entonces, más cerca de los 12 millones de empleados en blanco que había a fines de 2015.

La baja de noviembre se debió sobre todo a una retracción en el sector privado, donde hubo 107.000 empleos registrados menos que el mismo mes en 2017. Eso significó una caída total del 1,2% según relevó la Secretaría.

Dentro de ese segmento, hubo 117.000 asalariados (-1,9%) y 2.600 monotributistas (-0,2%) menos que en 2017. La cantidad de autónomos registrados también cayó en casi 8.000 en un año (-1,9%).

Se incrementaron sin embargo, en 21.700 (4,6%) la cantidad de trabajadores de casas particulares en el sistema en el mismo período.

Por otra parte, se detectaron 6.800 empleados menos en el sector público. Y se redujo en 58.900 la cantidad de monotributistas sociales. Esto último se debió al reempadronamiento de quienes adherían al Monotributo Social Agropecuario (MSA), efectuado a mediados del año pasado.

Empleo privado

Al hacer el análisis específicamente de lo ocurrido en el sector privado, se denota que en 2018 fue la industria la que se desprendió de más trabajadores. La producción de manufacturas tuvo en noviembre 61.000 puestos de trabajo menos, una baja del -5,2%.

Le siguió el comercio, que en términos absolutos registró a 30.800 personas menos (-2,6%), y luego la construcción, donde trabajaron casi 19.000 asalariados menos (-4%) que en noviembre de 2017.

También las áreas de actividades inmobiliarias, el transporte, los servicios comunitarios y sociales, hoteles y restaurantes y los servicios financieros, mostraron una retracción interanual.

Del otro lado de la tabla, las mayores alzas se dieron en las áreas de agricultura y ganadería –con 7.600 empleados registrados más que el año anterior-, la enseñanza (7.000 personas más) y la minería (3.900).

Poder adquisitivo

De acuerdo al último informe del SIPA, en términos reales el salario promedio se redujo 9,4% interanualmente, mientras que el salario mediano lo hizo en 8,1%.

“En noviembre de 2018 la caída real acumulada de los últimos 12 meses del promedio salarial fue de 3,9% y la del salario mediano 4,4% con respecto al año 2017”, aclara en su reporte la Secretaría.

Asimismo, la masa salarial acumulada de los últimos 12 meses del conjunto de los asalariados privados en noviembre de 2018 es 3,4% inferior a la correspondiente a igual período de 2017, en términos reales.

https://www.tiempodesanjuan.com