Buenos Aires (EP), 20 de Feb 2021. El canciller Felipe Solá reveló semanas atrás que hay interés ruso en temas como litio, ferrocarriles y Vaca Muerta, entre otros.

La adquisición por parte de la Argentina de la vacuna rusa Sputnik V aceitó el vínculo bilateral, que empezó mal con Néstor Kirchner y tuvo un deshielo con Cristina Fernández. El gobierno de Putin intenta sacar provecho de la vacuna y apunta a quedarse con obras multimillonarias en el país y a los intercambios de bienes.

El flamante embajador argentino ante la Federación Rusa, Eduardo Zuain, ya dejó en claro la importancia del vínculo con Rusia cuando recientemente declaró que la vacuna Sputnik V “demostró que la apuesta estratégica de la Argentina por Rusia era y es correcta”, y dijo que la relación entre los presidentes Alberto Fernández y Vladimir Putin “es excelente”. Sin dudas podría decirse lo mismo pero al revés: la Sputnik V sirvió como apuesta estratégica rusa para entrar no sólo en nuestro país sino en el continente.

Zuain contó la semana pasada en declaraciones al a agencia estatal de noticias Télam que el vínculo entre Fernández y Putin “es excelente, tanto es así que la última conversación había sido en noviembre pasado, y en tres meses volvieron a hablar. Son gestos infrecuentes en las relaciones internacionales, donde las agendas están cargadísimas. Pero el vínculo con Rusia es una construcción que viene de años, la relación entre dos países no se hacen de un mes para otro. Este vínculo, identificando a Rusia como un centro de poder estratégico en el mundo, empezó en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, tanto es así que en 2015 subió al nivel de asociación estratégica integral, un acuerdo marco abarcativo de prácticamente todos los aspectos que puede tener la relación. Es el antecedente por el cual cuando surgió la pandemia y empezó a desarrollarse la vacuna, el presidente Putin nos eligió, no fue un acto espontáneo. Venimos trabajando desde el último gobierno de Cristina Kirchner, lamentablemente el gobierno de Macri de alguna manera planchó ese vínculo, no le dio la jerarquía debida, pero quedó esa construcción, y por eso tuvimos esta posibilidad. Hoy el éxito de la vacuna demostró que la apuesta estratégica de la Argentina por Rusia era y es correcta”.

Zuai confirmó que los rusos “habían mostrado mucho interés en un tren que uniría Vaca Muerta con Bahía Blanca, porque sería el camino para la exportación” y agregó que “en el caso del litio es una gran posibilidad de desarrollo para el NOA, tiene que ver también con qué queremos lograr con este recurso natural, un objetivo sería poder industrializarlo porque eso multiplicaría las fuentes de trabajo en la región.”

Por su parte, la BBC destacó que tras el respaldo que la prestigiosa revista médica británica The Lancet le dio a la Sputnik V, muchos países de América Latina ya “tocan las puertas de Rusia para negociar dosis de su prometedor compuesto, y Rusia no ha tardado en responder y ofrecer su apoyo”. Y menciona a estados latinoamericanos como México, Paraguay, Venezuela, Colombia y Bolivia donde ya se ha empezado a inocular a la población con el compuesto ruso.

“Sputnik V llega en un momento crucial para América Latina”, dijo a la BBC Mundo Vanni Pettinà, experto en relaciones exteriores de Rusia en el Colegio de México.

“Los países de la región no tienen tecnología propia para desarrollar sus vacunas ni el dinero suficiente para comprar las carísimas vacunas privadas que han ido aprobándose”, añadió el experto.

En este sentido, Pettinà pronostica que la naturaleza estatal de Sputnik V facilitará su distribución y compra por parte de los países con menos recursos.

Y este hecho, indudablemente, también favorecerá un uso geopolítico que Putin puede utilizar muy bien a su conveniencia, concluye la BBC.

“Está claro que Rusia usará la vacuna como un instrumento geopolítico para aumentar lo que llamamos ‘soft power’ (poder blando) entre estados con menos recursos y también otras empresas privadas a las que venda sus patentes”, explicó Mira Milosevich, experta en Rusia y Eurasia para el Real Instituto Elcano.

“Durante la Guerra Fría, el poder blando se imponía con el deporte y el ajedrez, ahora los rusos utilizan la vacuna”, agregó Milosevich.

Volviendo a la Argentina, según el diario Ámbito Financiero –ahora cercano al Gobierno nacional- destaca este miércoles 17/2 el interés ruso por una central nuclear, la represa de Chihuido y el tren Vaca Muerta-Bahía Blanca. Pero también incluye las exportaciones de vino y alimentos.

Ámbito indica que la embajada “ya diagramó una hoja de ruta inicial para aumentar las exportaciones y atraer inversiones”.

Y según fuentes de Cancillería, los capitales rusos “están interesados en reflotar el plan para construir una planta nuclear con un reactor de uranio enriquecido y agua liviana con una potencia de 1.200 megavatios. De acuerdo a estimaciones preliminares podría demandar alrededor de 6.000 puestos de trabajo en mano de obra local y la sustitución de combustible fósil generaría un ahorro neto superior a los u$s20.000 millones en un plazo de 20 años”.

Un alto funcionario dijo que Rusia valora la política exterior Argentina, la considera “independiente e impulsora de la multipolaridad”. En este marco, adelantó el interés ruso por avanzar en la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones. La iniciativa lleva seis años de dilaciones y se paralizó durante el mandato de Macri como parte de la austeridad fiscal acordada con el FMI, agrega Ámbito.

Fuente Urgente24.com