Misiones (EPatagonicas) 08 de Septiembre. – Denominada Q-arax S.A., la nueva firma con horizontes comerciales propone tres líneas de negocio apuntadas al desarrollo tecnológico vegetal. Está constituida por cuatro laboratorios privados y una fuerte presencia del Conicet. Proponen ampliar sus instalaciones en los próximos 3 años. Parte de la producción estará destinada a la bioenergía.

Durante el evento participó el gobernador de Misiones, Maurice Closs, junto al presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Roberto Salvarezza.

Durante el día de ayer en el salón de actos de Biofábrica Misiones, ubicado en el Parque Tecnológico Misiones, en Posadas, el gobernador de Misiones, Maurice Closs, junto al presidente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), Roberto Salvarezza, firmaron un acurdo para constituir la Empresa Nacional de Biotecnología Vegetal Q-arax S.A.

Del evento, que duró desde las 11 de la mañana hasta la una de la tarde, participaron además miembros del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, el subsecretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Carlos Galián, y responsables de los cuatro laboratorios que se asociaron al Conicet en el emprendimiento: Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres de Tucumán, laboratorio Agrogenética de La Rioja, Polo Biotecnológico Agroforestal del Chaco y Biofábrica Misiones, de Posadas.

En diálogo con energiaestrategica.com, José Cabral, gerente de Biofábrica Misiones contó que la nueva empresa goza de “tres líneas de negocio vinculada a investigaciones y desarrollos”.

La primera de ellas volcada a la parte de transgénicos. “El país va a tener una línea de desarrollos que ya está en condiciones de registrar y censar genes que puedan ser insertados en especies de interés y que, al contrario de lo que pasa con las empresas trasnacionales, en este caso puedan ser disponibles para la industria nacional”, se explayó Cabral al respecto.

Otra línea, que tiene que ver con tecnología vegetal. Allí, todo lo que signifique plantas in vitro para cualquiera de los agro negocios del país. “Salvo la Pampa húmeda que usa plantas provenientes de semilla, porque son muy productivas, el resto de los agro negocios de las economías regionales son en base a propagación vegetativa; entonces necesitan plantas de calidad genético sanitarias a partir de cultivo in vitro en escala y en otras técnicas de propagación”, detalló el empresario.

La última línea tiene que ver con insumos biológicos, es decir, la utilización de microorganismos para reemplazar el uso de químicos en los cultivos.

A los cuatro laboratorios se le sumarán otros 15 aportados por el Conicet, vinculados a biotecnología digital.

“Esto es una plataforma comercial que permite escalar y posicionar en otros mercados lo que vienen haciendo cada uno de estos laboratorios de desarrollo tecnológico”, explicó Cabral y dijo que tienen como perspectivas ampliar la empresa con 6 nuevas líneas de producción en 3 años, lo que costará una inversión de 70 millones de pesos.

Consultado sobre la posibilidad de generar bioenergía a partir de la producción vegetal, Cabral precisó que uno de los destinos agroindustriales apuntará a la generación de energía, como biogás o biocombustibles.