Europa (EP) 14 de Octubre. – La petrolera compró una firma europea de recarga de automóviles eléctricos. Se trata de NewMotion, que  opera 30.000 estaciones privadas de carga en toda Europa. La empresa pretende que, para 2025, el 20 por ciento de los márgenes de ganancia derivados de la venta de combustibles en sus expendedoras provengan de vehículos que no utilicen derivados de petróleo

El anuncio es un primer paso para asegurar que los clientes de Shell puedan acceder a alternativas de abastecimiento de combustible en las próximas décadas

Shell llegó a un acuerdo para comprar uno de los mayores proveedores de recarga de vehículos eléctricos de Europa como parte de su preparación para un mundo en el que el petróleo ya no será el rey.

NewMotion, que opera 30.000 estaciones privadas de carga en toda Europa, se convertirá en una unidad de propiedad completa de Shell, según un comunicado publicado el jueves por la compañía anglo-holandesa, aunque sin revelar el valor del acuerdo.

El sector petrolero atraviesa una etapa crítica en su historia al tiempo que la necesidad de energías más limpias desafían el dominio de las naftas y el gasoil. En momentos en que grandes mercados como Francia, Estados Unidos, Reino Unido y China hablan de eliminar progresivamente en las próximas décadas la venta de autos que empleen combustibles fósiles, las principales compañías del sector energético están tomando medidas para prepararse y adaptarse.

Shell y sus rivales, incluida BP, han señalado que la demanda de petróleo podría dejar de crecer ya para la década de 2030 a medida que el uso de los vehículos eléctricos se expande y que se utilizan más energías renovables.

“El anuncio es un primer paso para asegurar que los clientes puedan acceder a una serie de alternativas de reabastecimiento de combustible en las próximas décadas”, dijo en el comunicado el vicepresidente de nuevos combustibles de Shell, Matthew Tipper, difundido por la prestigiosa agencia económica Bloomberg.

Shell quiere que, para 2025, el 20 por ciento de los márgenes de ganancias derivados de la venta de combustibles en sus locales minoristas provengan de vehículos que no utilicen derivados de petróleo, dijo el mes pasado John Abbott, máximo responsable de su operación de refinación y distribución.

En Argentina, hasta el momento, solo YPF marcó el camino hacia la nueva era de los combustibles al anunciar la instalación en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de los primeros surtidores para autos eléctricos de la Argentina. Están ubicados en el  ACA Palermo, en la intersección de las calles Godoy Cruz y Demaría.

El plan de expansión contempla, para octubre de este año, la instalación de surtidores eléctricos en las Estaciones de Servicio YPF en la Autopista La Plata y, para antes de fin de año, otros 20 en ocho estaciones para concluir en una primera etapa, con más de 200 puestos de recarga en 110 bocas de su red en todo el país, a través de la alianza firmada con el grupo internacional ABB y QEV Argentina.

Gentileza Surtidores