Santa Cruz (EPatagonicas) 17 de Junio. –  La constructora sueca Skanska viene trabajando desde junio del año 2014 en una reducción de su actividad por un rojo de u$s73 millones en sus cuentas.

El resultado operativo de la compañía en el segundo trimestre 2014 se vio afectado negativamente en 500 millones de coronas suecas (el equivalente a 73 millones de dólares) por las amortizaciones de la construcción de dos plantas energéticas en Brasil y otra petroquímica en Argentina.

Las amortizaciones suponían una carga negativa de 56 millones de dólares, mientras que la cantidad restante está vinculada a costos estructurales, según había informado la firma escandinava a través de un comunicado.

«El tamaño de las operaciones en América Latina será reducido de forma significativa. El foco se trasladará a los negocios de operaciones y mantenimiento», había señalado la empresa en su momento.

Skanska cuenta con 57.000 empleados en varios países de Europa, en los Estados Unidos y en América Latina, y el año 2013 había registrado un beneficio operativo de 5.100 millones de coronas suecas, el equivalente a 748 millones de dólares.

Actualmente fuentes cercanas a Skanska revelaron ayer, que la empresa habría sido vendida al grupo Pérez Companc, quien además estaría cerrando por estos días la compra de la filial argentina de Petrobras. Habrá que ver si se confirman una o ambas versiones y los coletazos que genera, sobre todo en relación a los contratos con las empresas de servicios que emplean a la mayor parte de los trabajadores petroleros.