Río Negro (EPatagonicas) 23 de Agosto. – La legisladora nacional por la provincia de Río Negro, Silvina Marcela García Larraburu, impulsa la disminución de la carga tributaria al combustible gaseoso en la Patagonia del mismo modo que sucedió con los líquidos. Actualmente en el surtidor, ambos productos están casi igualados en precio, situación que provocó una grave crisis a la actividad del GNC

La ínfima brecha existente entre la nafta y el gas puso en jaque a la industria del Gas Natural Comprimido

El pasado 25 de Noviembre del año 2015 fue publicada en el Boletín Oficial la Ley N°27.209 autoría de los actuales Senadores Nacionales Guillermo J. Pereyra y Miguel A. Pichetto, la cual sustituye el inciso d) art. 7 de la Ley Nº 23.966.

En dicha modificación se establece que el área de influencia de la República Argentina, comprendida por provincias del Neuquén, La Pampa, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, el Partido de Patagones de la provincia de Buenos Aires y el Departamento de Malargüe de la provincia de Mendoza; quedan exentos del impuesto a los combustibles líquidos.

Al respecto, la legisladora nacional por la provincia de Río Negro, Silvina Marcela García Larraburu, reclamó a través de un proyecto de ley la incorporación del Artículo 10 bis para el Gas Natural Comprimido (GNC).

Se basa en los argumentos de la iniciativa inicial, la S-1167-15, la que sostiene: “entre las razones que justificaron la medida bien podemos señalar las grandes distancias existentes entre las poblaciones y otros centros urbanos de mayor densidad poblacional; el uso de automóviles como una necesidad y/o herramienta de trabajo y no como bien suntuario; el mayor costo de vida; el carácter de provincias productoras de hidrocarburos y la promoción de actividades tales como el turismo, la pesca y el transporte, al dotarlas de esta ventaja comparativa.”

La Senadora apunta que “las idas y venidas en los primeros meses de 2016 respecto de las tarifas de los servicios públicos y los exorbitantes aumentos de hasta un 2.000 por ciento, hace imperioso contar con un marco normativo que le ponga límites a estos abusos”.

Agregó que “el valor del metro cúbico aumentó un 80 por ciento en apenas cinco meses; en enero costaba 4,99 pesos, mientras que en estos días superaba los 9 pesos”.

Vale destacar que según datos del Ministerio de Energía de la Nación, el precio del GNC en el surtidor en la localidad de Viedma alcanza los 9.80 pesos en tanto el litro de nafta súper promedia los 11 pesos. Esta ínfima brecha entre ambos productos puso en jaque a la industria del Gas Natural Comprimido al punto que las conversiones de vehículos en esa provincia cayeron 82 por ciento en julio 2016 en comparación con el mismo mes del año anterior.

Fuente Surtidores