Buenos Aires (EP), 20 de Octubre 2020. Una contratista desvinculó a 70 operarios que rechazan las suspensiones con el pago del 70% del salario. Desafían el acuerdo firmado por la UOM.

El grupo Techint volvió a ser el centro de un conflicto este lunes por la mañana por una protesta en rechazo a 70 desvinculaciones en Loberaz, una contratista de la planta siderúrgica de Siderca (Tenaris) en Campana. Los telegramas de despido empezaron a llegar después de medidas similares realizadas el martes y el viernes pasado por los trabajadores ante su negativa a ser suspendidos con un recorte del 30% del salario bruto.

El plan de lucha continuará este martes con una asamblea a las 10 en la seccional Campana del gremio metalúrgico, liderado por Abel Furlán. El secretario de organización de la UOM denunció en agosto 200 cesantías en las tercerizadoras Menéndez Hnos, Fumistería Serscay SRL y Comibor SA, un conflicto que motivó la declaración de la conciliación obligatoria y finalizó con el acuerdo del pago del 70% del bruto por los licenciamientos en toda la planta, en lugar del 50% propuesto por Techint.

De esa manera, el grupo logró modificar el arreglo previo por el que abonó hasta fines de julio al personal sin tareas el 80% de las remuneraciones. Y, a cambio, se comprometió a mantener el empleo. Pero las tensiones volvieron a emerger en las últimas semanas. Primero, con la baja de contratos por goteo y una nueva tanda de retiros voluntarios con el triple de indemnización, como adelantó iProfesional. Y, ahora, por el impacto de las últimas rebajas salariales por suspensiones.

Ya en marzo, un trabajador con 15 años de antigüedad que ganaba $45.000 pasó a cobrar $34.000 por quedar dispensado de asistir al trabajo. Y desde septiembre, con el nuevo acuerdo, la remuneración disminuyó a $30.000, por debajo de la canasta básica familiar de $45.000. Ese entendimiento es el que piden revisar ahora los trabajadores de Loberaz, una empresa encargada del mantenimiento, mecánica y reparaciones eléctricas en Siderca.

“El martes nos convocaron a través de delegados para decirnos que nos iban a suspender con el 70% del sueldo y les dijimos que den marcha atrás, y el viernes nos avisaron que el 20 de diciembre quedamos despedidos”, explicó a iProfesional uno de los cesanteados. Los trabajadores explicaron en una carta que rechazan el entendimiento por considerarlo “un ataque a nuestra condición laboral y calidad de vida”. “En un año sin paritarias y con inflación galopante, la oferta patronal es una burla”, señalaron.

Con 63 de sus 70 empleados suspendidos, la contratista le informó al personal que no puede seguir manteniendo los empleos por la reducción de tareas dentro la siderúrgica, cuya producción se ve afectada por la caída de la actividad en Vaca Muerta. Un conflicto similar se desató en mayo pasado por la desvinculación de 30 trabajadores en Ferrrúa, una tercerizada dedicada al transporte de chatarra desde las automotrices a la acería de Campana para su compactación.

El achique en la planta con 4.000 operarios representa un nuevo desafío a la prohibición vigente a los despidos y el avance del plan de reestructuración iniciado en marzo por el grupo de Paolo Rocca con el despido de 1.500 obreros de la construcción, una decisión que provocó en su momento tensiones con Alberto Fernández y que finalmente fueron avalados por el Ministerio de Trabajo.

La semana pasada se abrió otro episodio con la petrolera del grupo, Tecpetrol, al verse impedida por el Banco Central de comprar dólares para cancelar préstamos por u$s45 millones, según dio a conocer el diario Río Negro. La empresa ya había enfrentado una situación similar en septiembre. Además de esas trabas, el BCRA estableció que las firmas que deseen acceder a dólares para poder cancelar el 40% de sus deudas deberán previamente reestructurar el 60% de su pasivo.

Fuente https://www.iprofesional.com/