Buenos Aires (EP) 06 de Jul. – La pandemia del coronavirus fue un cimbronazo en la industria petrolera, a la cual golpeó doblemente con la caída de precios y demanda. Pero no todo parece ser negativo. Los directivos de dos de las principales petroleras del país como son Total Austral y Tecpetrol, coincidieron en remarcar que la crisis aceleró los cambios digitales en la industria muchos de los cuales permitirán a las operadoras reducir costos.

En un webinar organizado por Energy Forum, el director general de Tecpetrol, Horacio Marin, y el country chair de Total Austral, Dominique Marion, analizaron los cambios y destacaron que “el teletrabajo llegó para quedarse”.

Marin detalló que los cambios que se debieron aplicar para seguir trabajando en forma segura durante la pandemia “se aceleró la utilización de las tecnologías, se generó una utilización de tecnologías digitales en comunicación y operaciones”, y destacó que el cambio “se aceleró de cinco a diez años”.

En ese sentido recordó que “antes de la pandemia todos discutíamos el home office, hoy es una necesidad aunque nos falta aprender muchísimo”.

Total Austral dispuso el 17 de marzo pasado que todos los empleados de sus sedes de Buenos Aires, Neuquén y Tierra del Fuego trabajaran bajo la modalidad de home office. “Más de 500 puestos de trabajo se prepararon en una semana para teletrabajo”, detalló Marion y agregó que “gracias al covid-19 hicimos la primera etapa de nuestra transformación digital en un tiempo récord de una semana. Y aprovechamos también el tiempo para capacitar gran parte de nuestros empleados”.

En ese sentido Marion indicó que “son herramientas que vamos a seguir usando en el futuro, estos programas de reuniones van a ser parte de nuestro trabajo”.

Mientras Marion remarcó que “el covid nos ayudó a hacer cosas diferentes y nos ayuda a involucrar a nuestra gente en más comunicación y en tomar responsabilidades”, Marin explicó que los numerosos cambios introducidos para poder trabajar durante la pandemia también implican un costo extra a las operadoras.

El impacto económico del covid-19

Marin explicó que la actual crisis desde el punto de vista de la caja “fue algo muy importante por como cayó la demanda y los precios así que paramos las inversiones porque lo único podía hacer es trabajar sobre los números que restan”.

El director de Tecpetrol explicó que las medidas de prevención implicaron un aumento en los costos “del 10 al 15%” y detalló que en las operaciones globales de la firma “cerramos pozos no rentables, bajamos costos rápidamente y pospusimos inversiones”.

Para el titular de Total Austral en Argentina “tenemos que atravesar la crisis económica del país y la industria, en un contexto de precios muy bajos, por lo que no tenemos otra alternativa que bajar el breakeven para la generación de cash”.

Es por esto que indicó que en el corto plazo “debemos tener una disponibilidad alta, identificar fuentes de reducción de costos y también controlar las inversiones y mantener solo las más rentables para generar ingresos”. Algo en lo que advirtió que “la tecnología va a ayudarnos”.

Uno de los grandes interrogantes de la industria hoy, y sobre todo en la Cuenca Neuquina, es cuándo volverá el nivel de actividad pleno y las inversiones vuelvan a ser, al menos, lo que fueron los años posteriores. Pero es una respuesta que ni siquiera las compañías tienen ante el inédito escenario que impuso el coronavirus.

Sobre esto habló el CEO de Pluspletrol, Claudio de Diego, que participó de un webinar organizado por Energy Forum. El empresario indicó que es una charla que tienen a menudo con los colaboradores de la compañía, pero la única manera de salir del estancamiento es si se puede garantizar la seguridad sanitaria.

“Cuando podamos darles a nuestros colaboradores la seguridad sanitaria que necesitamos, vamos a retomar la senda de la inversión. Como todos sabemos, esta es una industria de inversiones y capital intensivo y sin inversiones solo se puede vivir en el corto plazo”, expresó De Diego.

Además aseguró que este período actual de baja demanda y casi nula inversión “lo vamos a sufrir, respecto de los niveles de producción, el año que viene”. Al igual que para Argentina, la compañía tiene planes de inversión para Perú, Ecuador, Bolivia y Angola, donde recientemente realizaron la perforación de un pozo exploratorio.

Sobre la posibilidad de hacer algún tipo de adquisición como lo hizo la empresa en otras oportunidades, el CEO de la firma fue contundente: “Hoy todavía estamos transitando la pandemia y creo que yo no aconsejaría y no sugeriría en este momento tomar decisiones de inversión, trataría y es lo que estamos tratando es no destruir valor en esta pandemia”.

Por último, el CEO de la compañía indicó que ya comenzaron a prepararse para el regreso a las oficinas, cuando el escenario de la pandemia lo permita. “Obviamente habrá que evitar procesos, mientras no haya vacunas, vamos a vivir una nueva realidad. Será con las dotaciones separadas de los grupos de riesgo y entre un 30 o 40 % del personal que transcurre a la oficina normalmente, movilidad propia y home office”, concluyó De Diego.

El director ejecutivo en Petróleo

y Gas para Pampa Energía, Horacio Turri, se refirió a las oportunidades que podría tener el segmento de la producción gasífera en la Argentina, más allá de los obstáculos que impone la pandemia del nuevo coronavirus. El referente de la compañía expuso en Energy Forum, un espacio donde compartió “mesa virtual” con Horacio Marín de Tecpetrol, Dominique Marion de Total y Claudio De Diego de Pluspetrol.

“Pampa es una compañía dinámica y busca siempre adaptarse. Hoy es una empresa que podríamos considerar más eléctrica que petrolera, pero tenemos expectativas por el acreaje con el que contamos y el potencial de nuestros activos activos. Consideramos que habrá oportunidades en el gas”, señaló Turri en la videoconferencia, con la moderación del consultor Daniel Dreizzen.

“Somos todavía un importador neto de gas, por eso tenemos que concentrarnos en sustituir importaciones. Contamos con la segunda reserva de shale gas del mundo y aún así seguimos importando gas licuado de Qatar, es poco entendible que no podamos fijar una serie de lineamientos básicos para que Argentina deje de importar. El paso número uno es sustituir las importaciones”, expresó el directivo de Pampa.

El anuncio de un plan de estímulos a la producción, que el gobierno nacional podría ponerlo en marcha en agosto con vista al invierno de 2021, tiene a la expectativa a las compañías. En un escenario de declive del petróleo por la baja demanda de combustibles, el gas natural pareciera ser la única veta de negocio rentable para las operadoras con concesiones en las distintas cuencas, principalmente en Vaca Muerta.

“En el caso del gas quiero rescatar la palabra ‘esperanza’. Después de la caída de los niveles de inversión por la reducción de precios en boca de pozo, que se manifiesta en la oferta de la Cuenca Neuquina, un cambio en los incentivos es necesario. Uno de los principales mensajes a nuestros equipos de trabajo es que hay un mercado importante de gas que necesariamente va a tener que abastecerse”, señaló Turri.

Turri señaló que lo más importante para el negocio es la estabilidad macroeconómica y reglas a largo plazo. “Tenemos un marco regulatorio del gas muy moderno más allá de que se escribió en los noventa”, indicó el referente de Pampa Energía en el encuentro de Energy Forum.

Al respecto del petróleo, Turri contó que Pampa Energía logró exportaciones de crudo Medanito (Neuquén) y Escalante (Chubut) a Europa en medio de la pandemia. “La caída del mercado fue brutal y los excedentes tenían pocas opciones. O era el cierre de operaciones o la búsqueda de la exportación en un mundo con los mismos problemas ante el Covid-19. Sin embargo hicimos nuestras primeras exportaciones entre abril y junio, eso fue un aprendizaje muy importante para la compañía”, relató.

Fuente Ener News