Buenos Aires (EP), 14 de septiembre 2021. Directivos de ambas compañías aportaron su visión corporativa y detallaron el plan de acción que llevarán adelante para avanzar en el camino hacia la transición energética. Las inversiones estarán apalancadas en la reducción de emisiones de C02, la aceleración del aporte de capital en energías renovables y el almacenamiento de carbono.

Nidia Alvarez Crogh, presidenta de Equinor Argentina, y Bertrand Szymkowski, director del asset Tierra del Fuego y líder del equipo de reducción de emisiones de Total Autral, explicaron este miércoles cuáles son los planes de acción que están implementando las compañías para aumentar la producción de energía y reducir, al mismo tiempo, las emisiones de gases de efecto invernadero, durante la conferencia virtual “Carbono Neutral”, organizada por el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG).

Szymkowski aseguró que la francesa TotalEnergies busca poner el foco en la promoción del gas natural como un aliado de la transición energética —sobre todo para la generación eléctrica, la calefacción y la movilidad—y en el aumento de las inversiones en electricidad baja en carbono y en tecnologías para la captura y el almacenamiento de CO2.

El ingeniero destacó además que “para responder a los desafíos del clima hay que preservar la energía líquida para aquellos usos donde es difícilmente reemplazable y hacer que los proyectos petroleros sean cada vez más sostenibles. En Total, la producción y venta de petróleo representará el 35% del desarrollo de la firma en 2030 y bajará a un 20% en 2050, versus el 55% registrado en 2019. Asimismo, un 15% de la electricidad será primordialmente renovable para el 2030 y un 40% será completamente renovable para el 2050”.

Por su parte, Nidia Alvarez Crogh aclaró que si bien Equinor, la empresa noruega que produce y comercializa energía a nivel global, abrió sus oficinas en Argentina recién en 2018, ya cuentan con un amplio portafolio en materia de explotación hidrocarburífera on-shore y off-shore y de iniciativas que buscan avanzar en la descarbonización de la matriz energética.

“Prevemos que la inversión bruta en energías renovables y en soluciones de bajo carbono va a pasar de representar el 5% de nuestro capex en 2020 al 50% para el 2030”, estimó la ejecutiva de la ex Statoil.

El plan de acción de Total

– Conexión del bloque neuquino Aguada Pichana a la red de electricidad con 42 kilómetros de línea de alta tensión para el 2024. Posteriormente, se compraría energía eléctrica de la red que provenga de plantas renovables.

– Reemplazo de las turbinas a gas por motores eléctricos e instalación de un banco de batería para reemplazar el generador de reserva, además de la electrificación de un turbo comprensor para 2025 en la planta de Equinor en la provincia de Neuquén.

– Implementación de una granja eólica y su banco de baterías para reemplazar parte de los equipos de turbo-generación en Tierra del Fuego para el 2025. Este proyecto implica una baja sustancial de las emisiones de carbono y permite utilizar la calidad del viento característico de la región.

– Transformación del gas de barrido (o sweeping) que en lugar de quemarse en la antorcha se comprime y se exporta.

– El gas de blanketing, que se utiliza para inertizar los tanques con contenido de hidrocarburo, se recupera de la misma forma que el gas de barrido o se reemplaza por nitrógeno.

Los dos últimos puntos constituyen modificaciones previstas para la operación en los yacimientos Aguada Pichana y Río Cullén/Cañadón Alfa para el 2025. Al respecto, Szymkowski señaló que “se trata de proyectos que no sólo reducen las emisiones, sino que además recuperan gases que antes no se valorizaban y ahora se van a vender, con lo cual, los costos técnicos pueden verse mejorados a partir de esa renta”.

El portafolio de Equinor

– Reducción de la intensidad neta de carbono del 20% para el 2030 y del 40% para el 2035, teniendo en cuenta que el ritmo de disminución aumentará a medida que crezca el uso de energías renovables.

– Inversión de más de 50.000 millones de dólares en energías renovables lo que habilitará un crecimiento de la capacidad de entre 12 y 16 gigawatts (GW).

– Incremento de la capacidad de almacenamiento de CO2 en 30 millones de toneladas al año.

– Integración de las respuestas sostenibles frente al cambio climático en cada una de las operaciones e incorporación de nuevas formas de pensamiento a la hora de planear y producir.

Fuente EconoJournal