Río Negro (EP) 23 de May. – La sesión del Concejo Deliberante en Viedma terminó en un escándalo tras el rechazo del Plan Castello.

La Uocra continuó su acampe en el exterior del Concejo Deliberante y este miércoles trasladará su reclamo al Municipio y a la Casa de Gobierno, para exigir el inicio de las obras del plan Castello por parte del Estado rionegrino.

El secretario general de ese Sindicato, Damián Miler, al momento de hablar ante los concejales en la ríspida sesión del martes por la mañana, anunció que no solamente exigen las obras de la comuna sino que también lo harán ante el gobierno provincial.

En sus críticas no dejó fuera a la gestión nacional de Mauricio Macri que “redujo la obra pública en todo el país” lo que motivó el crecimiento de la desocupación en el sector que representa.

“También soy crítico de la gestión municipal, pero es cierto que en algún momento hay que empezar a hacer obras”, dijo Miler ante los ediles. Agregó que “defendemos el plan Castello porque es el único financiamiento disponible para hacer obras, ya que el gobierno nacional ha dejado de hacerlas en todo el país”.

Adelantó que “iniciaremos un plan de lucha para reclamar por el inicio de las obras del plan Castello” que para Viedma, por parte de la provincia, implica la construcción del plan director de cloacas con el traslado de la planta depuradora y la construcción del edificio del Ipross.

Por otro lado, Miler admitió el crecimiento de la desocupación y dijo que las obras del plan Castello ejecutadas por el Municipio, si se hubiera logrado la autorización para el crédito, habrían significado la creación de unos 120 puestos de trabajo.

“En las mejores épocas de obra pública, una casa significaba un obrero contratado, lo que hizo que en su momento hubiera 400 empleados, ahora no son ni 50”, afirmó.

Romina Razzari, referente de las mujeres constructoras, sostuvo que en la seccional local hay unos mil obreros desocupados.

Gentileza Diario Río Negro