Neuquén (EP) 04 de Feb. -Según datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, los empleos registrados cayeron un 3% en el 2016, un porcentaje por encima del promedio del país.

Por la caída de los trabajos en los yacimientos y el freno en la obra pública y privada, el sector de la construcción fue uno de los más afectados el año pasado.

El trabajo registrado en Neuquén sufrió una caída del 3% interanual a finales del 2016 y quedó como uno de los diez distritos con mayor pérdida de empleos formales en el año. La cifra representa casi 3.500 puestos laborales menos y todavía no incorpora los más de 1.000 despidos ocurridos en el sector petrolero entre diciembre y enero.

Los datos corresponden al informe “Situación y Evolución del Trabajo Registrado” que publica mensualmente el ministerio de Trabajo de la Nación, cuya última actualización es de noviembre de 2016. Allí se indicó que, a nivel país, el trabajo asalariado cayó un 1,1%, porcentaje equivalente a 69.629 empleos menos.

En Neuquén la retracción fue superior al promedio nacional, al igual que en el resto de las provincias de la Patagonia. El dato no está desagregado por jurisdicción, pero el informe revela como las actividades más golpeadas por la pérdida de empleos a las de construcción (-7,3%) y explotación de minas y canteras (-6,8%). Este último sector comprende a los yacimientos petroleros, que de alguna manera también traccionaron la expulsión de trabajadores por el parate en obras civiles.

En los últimos meses, fueron recurrentes los conflictos con el gremio Uocra por el reclamo a las operadoras para reactivar al sector, que debió superar las Fiestas a fuerza de subsidios temporales para unos 1.000 desocupados.

En el gas y petróleo, hubo al menos 1.200 despidos que el gremio acordó transformar en retiros voluntarios. En menor volumen, comercios y restaurantes también redujeron personal. El caso que más impactó por estos días fue el cierre definitivo de la fábrica Textil Neuquén, que vació su planta del Parque Industrial y dejó sin fuente laboral a 35 obreras.

Desde la CTA Neuquén advirtieron que la alta demanda laboral también decantó en una mayor precarización y empleo “en negro”. Juan Carlos Hernández, secretario gremial y referente del sector privado, afirmó que el último año se notó un crecimiento de la utilización de contratos a término o de prueba por dos o tres meses, trabajo sin registrar y “un traspaso de personas de forma permanente de lugar en lugar”. “Al haber tanta demanda de trabajo, cada vez son más las situaciones de precarización”, evaluó.

Si bien la central se ha ocupado, principalmente, de representar a unos 2.500 trabajadores tercerizados en hospitales o ministerios provinciales, el 2016 también los encontró participando en conflictos del rubro gastronómico y de comercio. “Se están animando a acercarse y también es un mensaje para los empresarios: ustedes tienen sindicatos de base que no hacen nada por la gente. Nosotros estamos y cada vez que precaricen a un trabajador vamos a hacer las medidas que sean necesarias”, planteó Hernández.

El dirigente consideró que, si bien los conflictos se visibilizan en la capital con mayor frecuencia, “en el interior las situaciones son aún más complejas”. “Cuanto más lejos de la capital, más difícil acceder a la información. Hay muchos trabajadores que desconocen cuánto les corresponde cobrar”, explicó.

Según la CTA, en el último año se notó un crecimiento de la utilización de contratos a término, el trabajo no registrado y el traspaso de personal.

Los números

69.629 son los puestos de trabajo que se eliminaron en todo el país. En términos porcentuales, la Patagonia picó en punta.

1.200 son los petroleros que se quedaron sin trabajo entre diciembre y enero, y no están incluidos en esta estadística.

“En el interior las situaciones son aún más complejas. Hay muchos trabajadores que desconocen cuánto deben cobrar”; Juan Carlos Hernández, secretario gremial de la CTA en Neuquén.

Fuente Diario Rio Negro