Río Negro (EP), 10 de Mayo 2021. El senador rionegrino presentó una iniciativa en la Cámara Alta que promueve la exención del Impuesto sobre los combustibles líquidos para la Patagonia, que antes había sido impulsada por el excandidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio. También propone aplicarlo al dióxido de carbono.

El senador rionegrino Alberto Weretilneck retomó un viejo debate en torno al diferencial de precios en los combustibles para la Patagonia. Lo hizo mediante la presentación de un proyecto que busca la exención del Impuesto sobre los combustibles líquidos (ICL) en los términos establecidos mediante la ley impulsada en 2015 por el exsenador Miguel Ángel Pichetto y el dirigente gremial petrolero oriundo de Neuquén, Guillermo Pereyra.

En diálogo con La Tecla Patagonia, en una entrevista realizada en 2020, el senador Weretilneck había apuntado contra las petroleras al asegurar que “están vendiendo un combustible a un precio cuando la compra del barril de petróleo es un 50% más barata que cuando fijaron ese valor. Esa plata que se están quedando estas cuatro empresas es de las provincias y, en definitiva, de los usuarios que compran los combustibles. Es llamativo que el Gobierno no haya actuado para que el esfuerzo sea más equitativo. Nosotros decimos que si perdemos por la caída del barril, perdamos todos, pero no puede ser que perdamos las provincias y los contribuyentes y ganen cuatro empresas”.

Con este proyecto, insistió con el reclamo respecto de los precios. “La propuesta que presentamos consiste en reponer la exención del ICL en la zona patagónica, en los términos que lo había establecido la ley denominada Pichetto-Pereyra, y esa misma exención para zona patagónica aplicarla al dióxido de carbono, que hoy se aplica en todo el país”, explicó el exgobernador.

En tal sentido, planteó la modificación legislativa a sus pares del Senado, haciendo hincapié en las condiciones específicas de la región: las grandes distancias existentes entre las poblaciones y otros centros urbanos de mayor densidad poblacional; el uso de automóviles como una necesidad y/o herramienta de trabajo y no como bien suntuario; el mayor costo de vida; el carácter de provincias productoras de hidrocarburos y la promoción de actividades tales como el turismo, la pesca y el transporte, al dotarlas de esta ventaja comparativa.

Los impuestos a los combustibles líquidos y al gas natural fueron creados en 1991. Tras sucesivas modificaciones, en 2015 se consiguió eximir de dicho impuesto a la región patagónica. Dos años después, quedó casi sin efecto por decisión del Gobierno comandado por el entonces presidente Mauricio Macri.

Fuente https://www.lateclapatagonia.com.ar/