Neuquén (EP) 15 de Mar. – Real Work era la proveedora de las mantas oleofílicas desde 2010. En una reciente licitación se impuso ante la petrolera nacional su subsidiaria AESA.

La huelga, que inicialmente era por 24 horas, fue conciliada por Trabajo. Reclaman por la continuidad laboral de 25 operarios de la contratista.

De plumas de pollo a cáscaras de maní. La firma que ganó la compulsa utiliza otra tecnología para las capas de contención de derrames que son de uso obligatorio. – Región – Diario Rio Negro – rionegro.com.ar

La paz social petrolera que pidió como garantía para la llegada de inversiones el presidente Mauricio Macri tuvo un quiebre ayer en el corazón de Vaca Muerta. El sindicato Petroleros Privados, que dirige Guillermo Pereyra, inició un paro de 24 horas en distintas locaciones de YPF. Si bien el motivo informado por el gremio fue la relocalización de 25 operarios, en el trasfondo aparece la salida de Real Work como proveedora de las mantas oleofílicas que, por una ley provincial, son de uso obligatorio.

YPF licitó la compra de las mantas a fines de 2017 y en la compulsa resultó adjudicataria Astra Evangelista (AESA) una empresa de servicios que es propiedad de la petrolera nacional. Desde la puesta en vigencia de la norma provincial, en 2010 durante el gobierno de Jorge Sapag, hasta la fecha fue Real Work la contratista de la operadora.

De hecho es una de las dos firmas que ofrece el servicio en la Cuenca Neuquina. Desde su inauguración, en 2009, se la vincula con el titular del sindicato y senador del MPN Pereyra. “Río Negro” viene publicando sobre esta relación desde 2010 y recientemente presentó una investigación en la que profundiza al respecto (ver aparte).

La pérdida del contrato de YPF significó un duro golpe para la cuestionada firma ya que el 70% de su facturación llegaba por las prestaciones a la petrolera nacional. Fuentes del sector aseguraron que además mantiene contratos con la mayoría de las operadoras en Neuquén.

AESA consiguió quedarse con el contrato, según pudo conocer este medio, porque desarrolló una manta que no utiliza como relleno plumas de pollo, como lo hace Real Work. Los sacos creados por la empresa, que depende de YPF. Están confeccionadas con cáscaras de maní. Se trata de una innovación de la firma junto a Y-TEC, la firma de tecnología de YPF y el Conicet.

Si bien hay coincidencias en la industria en señalar que las mantas, cualquiera sea su contenido, no son el método más efectivo para contener derrames y evitar una afectación, las que desarrolló AESA permitirían reducir su impacto al momento de su eliminación, con la quema en un horno prolífico.

Otro de los cuestionamientos que se hizo, por su característica de no reutilizable, fue su elevado costo. Si bien no trascendió el monto de la contratación, el resultado de la licitación parece no haber obedecido exclusivamente a una cuestión económica. Incluso las empresas arrastraban algunas diferencias que llegaron a judicializarse.

Con el cambio de manos del contrato, el sindicato asegura que hay 25 operarios que no tienen destino laboral. Argumentan que es usual en la industria que ante un cambio de contratista, la que continúa con los trabajos absorbe al personal desafectado.

En números

50 millones de dólares anuales facturó la empresa a la petrolera nacional durante los períodos 2014 y 2015.

70% de la facturación de Real Work dependía de las prestaciones que la empresa hacía en las locaciones de YPF.

Gentileza Diario Río negro